FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

12/06/2015

Según la Iglesia, uno de cada cuatro argentinos es pobre

Lo aseguró el presidente del Episcopado,  José María  Arancedo. Según el monseñor, la pobreza es igual a los índices privados y llega al 27,5%. Los datos se contraponen con el 5% anunciado por el Gobierno nacional.

La Iglesia Católica se hizo eco de la polémica en torno a los datos de pobreza en la Argentina difundidos por el Gobierno nacional y fue contundente: la ubicó en torno al 27,5%, en sintonía con los datos privados de la Universidad Católica (UCA) y lejos del 5% declarado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El presidente del Episcopado, José María Arancedo, dijo que la pobreza «existe» y que es «cierta» la última medición del Observatorio para la Deuda Social de la UCA, que la ubicó «en torno al 25%» – la cifra exacta es del 27,5%-, dijo.

En una entrevista a radio Universidad del Litoral de Santa Fe, Arancedo cuestionó implícitamente los datos oficiales del INDEC: «necesitamos las estadísticas y tiene que ser una tarea de mucho respeto elaborar los números objetivos porque son para todos y sirven para planificar un país». No obstante, el religioso mantuvo el tono de crítica moderada y la postura contemporizadora con el Poder Ejecutivo al plantear que las cifras «son un tema sociológico y político, pero el pobre es una persona y eso lo convierte en un tema evangélico. Entonces -precisó- ponernos a discutir números y chicanas es alejarnos de la persona que necesita concretamente».

La respuesta se contradice con los dichos de la presidenta Cristina Fernández y del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Al igual que Arancedo  también habló con la prensa el presidente de la institución solidaria católica, Caritas, monseñor Oscar Ojea. El monseñor dijo que en el país qigue habiendo “enormes bolsones” de gente con carencias. A lo que, dijo, deben sumarse “nuevas formas” de pobreza y el aumento del delito juvenil como consecuencia del consumo de drogas, otra gran preocupación de la Iglesia. “Si bien en los últimos años decreció la pobreza extrema, la indigencia, hay enormes bolsones de gente pobre, déficit habitacional, hacinamiento”, afirmó en declaraciones radiales.

Archivado en: , , , , , ,

 

 

9 pensamientos en “Según la Iglesia, uno de cada cuatro argentinos es pobre”

  1. Tenian que salir los curas,para decir la verdad …»Igualito a ALEMANIA «..caraduras ,sin verguenzas !!!!

  2. Por favor! la decadencia q muestra la foto es lo q muchos quieren repetir votando a Scioli????
    NO LES ALCANZARON 12 AÑOS DE PATOTERISMO,CORRUPCIÓN,MUERTE ,POBREZA,Q MAS???

  3. No lo dice Carrió, ni Macri, ni Massa, ni ningún opositor. Lo dice alguien dependiente del papa, el «amigo» de Cristina Kirchner

  4. La foto es trucada, corresponde a chicos pobres Alemanes y su «majestad» pasa por el pasillo alambrado para no tener «contacto» pensando en no traer pestes a los chicos «Ricos Argentinos».
    Por favor, dejen de mostrar mentiras, ya lo dijo «Su Majestad» que aqui lo que ud. cree ver a cada paso, no es mas que un holograma transmitido por el Statichnic Bundesbank.

  5. Se ha creado una monstruosa concentración de dominio, que anula el sistema republicano, haciendo desaparecer la división de los poderes. Régimen totalitario que intenta perturbar la mente y los sentimientos de los niños.

  6. Con todo respeto y veneracion y por La Patria que soñaron nuestros jovenes soldados combatientes , heroes de Malvinas, agradezco su Carta Abierta. Carta abierta a la Sra. Presidente de la Nación Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

    Mendoza, 29 julio de 2012.-

    Señora Presidente:

    Pertenezco a la generación de “educandos” de aquella ESCUELA PÚBLICA ARGENTINA que fuera ejemplo para el mundo y de la cual seguramente Ud. pudo abrevar gratuitamente en su niñez y adolescencia.

    Allí nos enseñaron, aunque Ud no lo crea, a respetar profundamente la INVESTIDURA PRESIDENCIAL, fuera quien fuese el que detentara la máxima dignidad en el gobierno de la Nación.

    Hoy, ese respeto ha desaparecido en mí, como consecuencia de que en usted ya ha desaparecido. Arrancada a jirones con sus actitudes esa investidura y deja al descubierto sólo a una mujer, vestida de negro, soberbia; pequeña; temeraria; cobarde; fría, custodiada y MENTIROSA…

    y a esa mujer me dirijo, como a una más de mi “género”. Dos mujeres: usted y yo. Una joven y una vieja, una rica y una pobre, una fea y una linda ¿?, una “con la suma del poder público” y la otra, simple ciudadana. Dos mujeres a las cuales ni siquiera en su caso las une el mandato evangélico: “AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS”.

    Los jirones de su INVESTIDURA PRESIDENCIAL los ha ido dejando a través de sus reiteradas apariciones en eso que ha dado en llamar “CADENA DEL MIEDO Y LA SUMISIÓN” y que yo llamo “CADENA DE LA VERGÜENZA NACIONAL”.

    Cuando ante los micrófonos y las cámaras desgarra su investidura con alusiones vulgares de pésimo gusto, cuando hace sonrojar a sus ministros, que esbozan sonrisas bobas, ya sea por su nombre, el “bonete”, o su aspecto imberbe, cuando grita destemplada a un camarógrafo, cuando entona ridículos estribillos “Teresa, poné la mesa” y “cómo me gustan tus milanesas…”, cuando chechea a personajes, cuando ridiculiza a sus obsecuentes aplaudidores, cuando se contonea con la “scola”, cuando escarniza a funcionarios extranjeros, aquella dignidad con que la distinguiera un 54%, se estrella en mil pedazos en las pantallas de TV, aunque a usted le importe “un pito”

    Pero esas serían nimiedades al lado de sus grandes anuncios, en que todos y todas quedamos involucrados y expectantes. Cree erróneamente que es la maestra ciruela de los 40 millones de todos y todas, que poblamos esta tierra de bendición que Dios nos diera y es así como temas urgentísimos: la Salud, la Educación, la Inseguridad, quedan relegados ante promesas y cifras y porcentajes incomprensibles, de imposible cumplimiento y peor implementación. Inventa vuelos a MALVINAS, pide la exhumación de cadáveres de “tumbas de guerra”, disparates internacionales que afectan la heroica grandeza de una GUERRA JUSTA. La Economía ultrajada por la corruptela al más alto nivel. Danza de dólares y pesos que afecta a un “abuelo amarrete” pero hace sonreír a quienes, desde la prebenda de dudoso origen, pretenden emular a los poderosos de la tierra, poniendo de manifiesto, lamentablemente aquel viejo dicho: “LO QUE NATURA NON DA…”

    Y es así como, por la “CADENA DE LA VERGÜENZA NACIONAL”, corrige, desmiente, miente, exagera, denosta, escracha, confunde, se victimiza, abruma, aburre, induce al odio y la venganza, promete y se refugia en los aplausos oportunistas de sus incondicionales seguidores para regocijo de una oposición opaca a la que va sacando de su ostracismo con un “elefante rosa”.

    Tal vez olvida usted que esa INVESTIDURA PRESIDENCIAL que detenta es el fruto de una DEMOCRACIA recuperada con la sagrada vida de argentinos, que siguiendo su BANDERA, en el dolor de la guerra, en el cumplimiento del deber, en su entrada sublime a la GLORIA, en su postrer beso a la CRUZ, gritaron desde el 2 de abril del 1982, en aquel pedazo irredento, bello, frío, lejano, indómito de MALVINAS: ¡¡¡VIVA LA PATRIA!!!

    Para todos los argentinos, entre los cuales está usted, a quien se le otorgó la custodia de esa INVESTIDURA PRESIDENCIAL, para respetarla y hacerla respetar. Y entre los que estoy yo, que desgraciadamente ya perdió completamente el respeto a esa INVESTIDURA PRESIDENCIAL…

    Ruego a la STMA. VIRGEN DE LUJÁN, PATRONA DE LA ARGENTINA, recuperemos, usted y yo y todos y todas, ese respeto perdido en las tinieblas de la incomprensión y que en un pasado no muy lejano fuera paradigma de un futuro mejor “para todos los hombres del mundo”…

    A esa “mujer desnuda, mendaz, vestida de negro”, vaya mi reflexión.

    Sra. Presidenta: le recuerdo que ambas somos madres, pero hasta en eso somos distintas, yo en mi caso soy madre de un héroe de guerra muerto en Malvinas en cumplimiento de su deber y cuya viuda cobra una pensión de $ 3.000 que nunca tuvo casa propia para criar a sus hijos huérfanos, en su caso Ud. es madre de un parasito drogadicto, que no ha estudiado ni trabajado, que ilícitamente utiliza el avión presidencial, cuyo único y dudoso merito es el de haber heredado una inmensa fortuna en dólares, propiedades, sociedades anónimas de su padre, la cual fue generada a través de múltiples actos de corrupción en los cual Ud. también intervino.

    Le informo que tampoco le tengo miedo, no existe dolor mas grande que el de haber enterrado a un hijo, que peor daño me puede hacer Ud ??, y no pierda tiempo con sus esbirros de la AFIP conmigo, mi único ingreso es mi bien ganada jubilación de maestra con la que vivo dignamente

    María Delicia Rearte Vda. de Giachino

Los comentarios están cerrados.