FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

27/08/2015

Pocos empresarios en el último discurso de CFK en la Bolsa de Comercio

El candidato presidencial por el FpV Daniel Scioli, estuvo en un lugar preferencial. Mauricio Macri, del PRO, volvió a faltar. No participaron el presidente de la Sociedad Rural, Luis Miguel Etchevehere, ni el titular del Banco Macro, Jorge Brito, y presidente de ABA, Claudio Cesario.
DESPEDIDA. CFK, en su úlitmo discurso en la Bolsa de Comercio.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner ofreció ayer su último discurso en un aniversario de la Bolsa de Comercio, ante un auditorio con escasa presencia empresaria y de cara a las elecciones de octubre, otorgándole un lugar de privilegio al candidato por el oficialismo y gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

Ese lugar protagónico de Scioli, quien mostraba signos de cansancio, contrastó con la llamativa la ausencia del jefe de gobierno porteño, y candidato a presidente por Cambiemos, Mauricio Macri, quien es un habitual invitado en este festejo, y tampoco envió en su representación otros funcionarios porteños.

En la celebración del 161° aniversario de la institución bursátil hubo numerosos seguidores kirchneristas dentro del recinto, pero también muchos militantes de La Cámpora siguieron el discurso a través de una enorme pantalla ubicada afuera de la sede, en 25 de Mayo y Sarmiento. Los seguidores kirchneristas aplaudieron una veintena de veces la disertación, aunque con mayor énfasis en el tramo que remarcó que su espacio político es el que “más certeza y previsión” puede ofrecer, afirmó que este gobierno “reconoce errores” y pidió que “también reconozcan nuestros triunfos”, en alusión indirecta a los comicios de Tucumán.

En contraste, los empresarios solo aplaudieron tibiamente al final de la disertación, y alguno de ellos cuando Cristina se refirió al anuncio del ministro de Economía, Axel Kicillof, de un nuevo régimen para pymes de acceso al mercado de capitales.

En un extenso discurso de una hora y cinco minutos, la mandataria resaltó los logros del gobierno durante los últimos 12 años, tuvo un quiebre de voz al recordar al ex presidente Néstor Kirchner cuando destacó que “se le fue la vida” por luchar por el país y provocó algunos bostezos entre los empresarios con la exhibición de varias filminas que aludían, por ejemplo, a la crisis internacional, a la mejora del desempleo en Argentina, y al crecimiento de la producción de gas por la estatización de YPF.

La jefa de Estado estuvo acompañada en el escenario, en su flanco derecho, por el anfitrión y presidente de la Bolsa Adelmo Gabbi, Scioli, y el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, mientras que junto a ella del lado izquierdo se sentó Kicillof, el jefe de gabinete y candidato a gobernador bonaerense Aníbal Fernández, y la ministra de Industria Débora Giorgi.

Entre los sentados en las tres filas de sillas reservadas para los invitados de presidencia también estaban el titular de la CGT, Antonio Caló, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, los ministros de Planificación, Julio De Vido, de Agricultura, Carlos Casamiquela, de Ciencia, Lino Barañao.

Como en los dos últimos años, faltó el vicepresidente Amado Boudou, quien mantiene un pleito judicial con Gabbi, en el marco de las denuncias por la causa Ciccone.

La asistencia empresaria fue menor a la de anteriores años: en el sector de cuatro filas reservadas para ellos, se encontraban entre otros, el presidente de la UIA, Héctor Méndez; el secretario de la entidad fabril, José Ignacio de Mendiguren; el titular de la Cámara Argentina de Comercio, Carlos De la Vega; el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Juan Chediack; Alejandro Bulgheroni (grupo Bridas); el vicepresidente de Telecom-Personal, Adrián Werthein.

En cambio, hubo llamativas ausencias: no participaron el presidente de la Sociedad Rural Luis Miguel Etchevehere -que integra el llamado Grupo de los Seis-, tampoco estuvo presente como suele hacerlo el titular del Banco Macro y la Asociación de Bancos Privados de Capital Argentina (ADEBA), Jorge Brito -en su representación envió al director ejecutivo de la institución Norberto Peruzzotti- ni el presidente de ABA, Claudio Cesario.

 

 

7 pensamientos en “Pocos empresarios en el último discurso de CFK en la Bolsa de Comercio”

  1. Patetica. Va a terminar saliendo por la ventana de la cocina y no por la puerta del frente . Los que estaban: los chupacalzones de siempre. Los que no estaban: se hunde el Titanic.

  2. fin de ciclo se llama eso . En poco tiempo ni Dianita ni Kunkel van a estar para aplaudirle , que se preparen lo pibes para la liberacion de Puerto Madero para ir a aplaudir

  3. Vivimos el momento ,mas grave de nuestra historia, con un gobierno viciado de constantes mentiras e imponiendo el miedo en el pueblo So pretexto que si cambia el ” Modelo ” podemos sucumbir como Nacion, sin tener en cuenta, que esa egoista gravitacion de ambiciones personales o de circulos pequeños, nos esta conduciendo al caos. Despues de haber vivido todos estos años en Democracia cargados de falsas expectativas. y manejados publicitariamente con simples sofismas. Por eso la consigna hoy mas que nunca debe ser UNIRSE, para defender a la Patria, pero unirse sin menguados propositos de ventajas personales, en un anhelo comun, dentro de la Dignidad, con claros e inquebrantables procedimientos normativos, proclamando el imperio del derecho y repudianto con todo el alma la mentira, significaria, salvarnos a nosotros mismo.Compatriotas reventemos estos enanos enquistados en la politica. La causa del pueblo exige nada más que hombres del pueblo que trabajan para el pueblo, no para ellos.
    En esto se distinguen los ambiciosos; en que trabajan para ellos; nada más que para ellos.
    Nunca buscan la felicidad del pueblo; siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto.
    El dinero, el poder y los honores son las tres grandes “causas” los tres “ideales” de todos los ambiciosos.
    No he conocido ningún ambicioso que no buscase alguna de estas tres cosas…
    O las tres al mismo tiempo.

  4. Se va, por suerte se va, cada vez que veo esta mujer repulsiva, cambio y miro otra cosa, es insoportable la araña mala.-

Los comentarios están cerrados.