FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Cepo Cambiario

10/10/2015

Con el dólar a $ 14 y US$ 10 mil millones se puede levantar el cepo

Un consenso de economistas y ex presidentes del BCRA indica que se necesitará devaluar el 30% y reservas superiores a US$ 35 mil millones para eliminar la restricción. Otra opción, freno a la emisión.
AÑOS DE CONTROLES. Las restricciones nacieron a fines de 2011. | Cedoc Perfil

Si Daniel Scioli, Mauricio Macri o Sergio Massa pudieran pedir un deseo tras ganar las elecciones, seguro pedirían dólares, indispensables para fortalecer las reservas del Banco Central. Sobre todo si tomaron debida cuenta del acto de sincericidio del titular de la entidad, Alejandro Vanoli, quien a mediados de agosto y con casi US$ 6 mil millones más que hoy en el ente monetario, admitió que las reservas no son suficientes para levantar el cepo y aconsejó: “Para hacerlo, primero habría que acumular reservas”.

¿Cuánto, entonces, habría que acumular? ¿Y a cuánto debería estar el dólar para hacerlo? En promedio, se habla de unos US$ 10 mil millones más, pero eso sí, con una devaluación importante en el camino.

El piso mínimo indispensable para empezar a pergeñar un plan de eliminación de las restricciones cambiarias se ubicaría, según algunos economistas y ex funcionarios del BCRA, en alrededor de US$ 35 mil millones, es decir, unos US$ 7 mil millones por encima del nivel actual. Para otros, en cambio, la cifra mínima imprescindible es mayor y apunta a recuperar al menos gran parte de los US$ 25 mil millones que se perdieron desde principios de 2011, cuando las reservas estaban en más de US$ 52.500 millones y el dólar rondaba los $ 4. En el medio, algunos calculan que hay que cosechar unos US$ 10 a 15 mil millones. Claro que todo depende del margen de la devaluación y la expectativa de que se profundice o no.

Porque ésa es la otra gran cuestión: ¿a cuánto debe llegar el dólar para que se puedan levantar las restricciones de manera sostenible? En todos los casos, el tipo de cambio que se prevé para el año que viene está entre $ 14 y $ 15, con un mercado unificado. Es decir, todos presumen que habrá –aunque nadie lo asuma en campaña– una devaluación que lleve el tipo de cambio de los $ 9,50 de hoy o quizás $ 10 a fin de año, a un nivel cercano al del blue. Ese valor, coinciden los expertos, permitiría asimilar el impacto de la devaluación de Brasil y recuperar competitividad.

Condiciones. Lo explica bien Miguel Kiguel, ex secretario de Financiamiento y director de la consultora Econviews. “Con unos US$ 35 mil millones de reservas se podría levantar el cepo, pero con un Banco Central que vuelve al juego de comprar y vender, no sólo vender. Y para eso es necesaria una corrección importante del tipo de cambio, del 25% al 30% en términos reales, porque mientras exista la expectativa alta de devaluación, el Central sólo va a vender”,  dice, de viaje en Lima donde participó de la Asamblea Anual del FMI. De nada serviría, entonces, volver a tener más de US$ 50 mil millones en el Banco Central si el plan fuera perderlos parar sostener el precio dólar en $ 10,30 durante 2016, tal como dice el proyecto de Presupuesto que Diputados aprobó el miércoles.

Para otros economistas, como el ex representante del BCRA Gabriel Rubinstein, las necesidades son mayores, aun cuando no se trate sólo de efectivo. “Lo importante es lograr un punto de inflexión en la percepción del mercado respecto de las reservas, es decir, instalar la noción de que hay razones suficientes para creer que las reservas podrían aumentar unos US$ 20 mil millones rápidamente”, afirmó.

Coincide en este número el economista Maximiliano Castillo, quien más allá de cuantificar el monto mínimo necesario para vivir sin cepo afirma que no sólo se trata de cómo aumentar los dólares en el Central, sino de qué hacer con los pesos en la calle: “El tipo de cambio de cobertura hoy, es decir las reservas contra toda la existencia de pesos, es de $ 19, un número altísimo. Es claro que tiene que bajar y para eso no sólo se necesitan más reservas, sino también acceso a los mercados internacionales de deuda para que el Banco Central deje de financiar del déficit del Tesoro con emisión”.

Se trate de menos de 10 mil millones de dólares o más de 20 mil millones –siempre alguien se ubica en el medio, como el economista Ricardo Delgado que integra el equipo de Sergio Massa, que calcula  que se necesita un refuerzo de al menos US$ 15 mil millones–, lo cierto es que la gran pregunta es de dónde salen, y ahí surgen los “innombrables”: arreglo con fondos buitre, vuelta al FMI (ver página 24) o el endeudamiento con los mercados financieros.

Por Virginia Porcella | Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , , ,

 

 

15 pensamientos en “Con el dólar a $ 14 y US$ 10 mil millones se puede levantar el cepo”

  1. ¿cuando no había cepo?. Cuando habia $ 48 mil milones de circulante y las reservas eran de u$s 16 mil millones, relación 3 a 1, se cotizaba y se conseguian u$s a esos valores.. Cuando el circulante superó los $ 250 mil millones y las reservas eran algo mas de u$s 50 mil millones, el dolar se cotizaba a $ 4, empezaron haber restricciones. Entonces, si hoy el circulante es de unos $ 600 mil millones, para que el dolar se cotize a $ 14, debería haber no menos de u$s 40 mil millones de reservas reales. Pero dolar a $ 14, cuando YPF cobra sus combustibles a razón de $ 31 por dolar, tampoco es viable, para las economías regionales. Y hay otras variables a eliminar, como el festival de feriados nacionales, provinciales, locales y por rubro, la burocracia, etc, o sea, distorsiones de la actividad económica.

  2. La otra que nos rompan el… Inspecciones sacadas de la galera a la gente expuesta, aumento de impuestos, aumentos retroactivos, etc etc etc. Nos van a hacer pagar la fiesta a los pel de siempre.

  3. Luis Carlos

    Es que siempre hay gente que piensa, si se lo puede llamar así, que los países desarrollados se construyeron desde afuera.
    El juego de las reservas es peligroso, sobre todo muchos despistados creen que los capitales vendrán filantrópicamente y por arte de magia.

    «Despues de la «sobornizacion», el Paso Dos del plan «siempre la misma receta» del
    FMI/Banco Mundial es «La Liberalización del Mercado de Capitales». En teoría, la
    desregulación del mercado de capitales permite que la inversión de capital entre y salga.
    Desafortunadamente, como paso en Indonesia y Brasil, el dinero simplemente salió y
    salió.
    Stiglitz llama a esto el ciclo de «Dinero Caliente». Dinero en efectivo entra especulando con bienes raíces y moneda local y se escapa ante los primeros problemas (capitales golondrina). Las reservas de una nación pueden ser vaciadas en cuestión de días u horas.
    Y cuando esto pasa, el FMI insiste en que estas naciones suban sus tasas de interés a 30%, 50% y 80% para seducir a los especuladores y que regresen con los fondos de la nación.

    «El resultado era predecible», dice Stiglitz con respecto a los maremotos de Dinero
    Caliente en Asia y América Latina. Las altas tasas de interés destruyeron el valor de la
    propiedad, despedazaron salvajemente a la producción industrial y vaciaron las arcas del
    tesoro nacional.
    En esta etapa, el FMI empuja a la exhausta nación al Paso Tres: «Precios regulados por el
    Mercado», un termino sofisticado para subir los precios de la comida, agua y gas de
    cocina. Predeciblemente esto da lugar a un Paso Tres-y-Medio: lo que Stiglitz llama los
    «Disturbios del FMI».
    Los disturbios del FMI son dolorosamente predecibles. Cuando una nación esta «caída y
    en desgracia, (el FMI) se aprovecha y le exprime hasta la ultima gota de sangre.
    Incrementa el calor hasta que, finalmente, la olla entera explota», como cuando el FMI
    elimino los subsidios a la comida y combustibles para los pobres de Indonesia en 1998.
    Indonesia estallo en disturbios. Pero hay otros ejemplos – los disturbios bolivianos por los
    precios de agua el ano pasado y este febrero, los disturbios en Ecuador por los
    incrementos en los precios del gas natural impuestos por el Banco Mundial. Da la
    impresión de que el disturbio forma parte del plan.
    Y así es. Lo que no sabía Stiglitz es que, mientras estuvieron en los EEUU, la BBC y el
    Observador consiguieron varios documentos internos del Banco Mundial, marcados como
    «confidencial,» «restringido,» y «no revelar». Tomamos uno: la «Estrategia Interina de
    Asistencia de País,» para Ecuador. En el, el Banco afirma varias veces – con fría precisión
    – que se esperaba que sus planes iban a dar chispa a «disturbios sociales», lo que es su
    termino para una nación en llamas.»

    Cualquier parecido con realidades es mera coincidencia …

    Y como diría Edgardo Luis, «para sacarles el sombrero»:

    <i<"Podías ver como se les abrían los ojos" ante la posibilidad de una "comisión" del 10%, pagada en cuentas Suizas, por el simple hecho de haber bajado "unos cuantos miles de millones" del precio de venta de los bienes nacionales."

  4. No vamos a saber nada, hasta que se pueda hacer un balance serio de lo que hay y de lo que debemos. Estamos informados con mentiras.

  5. El fascismo gobernante en estos doce años dejará tierra arrasada. ¿Alguien imagina cómo puede salirse de los «precios cuidados» de las tarifas congeladas o del cepo sin un brutal ajuste? Menem hizo lo mismo, le dejó el problema al siguiente.

  6. Daniel

    Si miramos la historia acá y a lo largo de casi todo el mundo el problema paso siempre no por el ajuste en sí, sino por quien pagaba los platos rotos.
    Lo que dejó Menen ya era previsto desde 1995 en un país luego sin créditos externos a partir de 1997, en recesión y donde sin embargo llamaba la atención la inusual salida continua de divisas, (en manos de los grandes grupos que disponían por entonces de acceso al crédito, y los ahorros de Doña Rosa).
    Luego el Cabezón, Mendicurren, Lemes, Blejer y cia pesificarían a uno por uno esas montañas de «deudas» de unas pocas empresas, que en realidad dormían en las Caimán.

    A lo largo del mundo en el 2008 los Estados «rescataron» a bancos quebrados con billones salidos del bolsillo de los contribuyentes, los mismos ciudadanos que hoy cargan con un «ajuste de austeridad».
    Por ejemplo España auxilió a la banca en más de 110 mil millones de € no reintegrables, varias veces lo que se pretendía recaudar con los brutales ajustes de Zapatero y Rajoy.

    Así que preparate para ver quizás con variantes un repetido truco así:

    Truco de magia: convertir deuda privada en deuda pública
    https://www.youtube.com/watch?v=ofs0wQ4dmRw

    Es tan repetido pero igual funciona, resulta que es como advertía la periodista Naomi Klein en «La doctrina del shock», las crisis son provocadas porque resultan impresionantes oportunidades para acumular más riquezas en menos manos.

    Luego tendremos a medios como Fortuna que saldrán a tocar nuestras fibras éticas más internas con el discursillo de que hay que pagar las deudas, el problema es que sin auditorías nunca sabremos de quien son.
    Y los que reclaman y nos exigen ajustes para honrarlas además curiosamente no quieren que se hagan estas revisiones.

Los comentarios están cerrados.