FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

deuda externa

20/07/2020

Los acreedores, con una nueva propuesta al gobierno

Los principales acreedores del país rechazaron la última propuesta del Gobierno y presentaron una propia para consensuar con las autoridades.
La última propuesta por la deuda externa que presentó Martín Guzmán fue rechazada por los principales fondos de inversión.

Tres grupos de bonistas internacionales rechazaron hoy la nueva propuesta del gobierno a para reestructurar la deuda, que fue calificada como la «última» por el presidente Alberto Fernández, y a la vez presentaron ante el Ministerio de Economía una contrapropuesta.

Los grupos que no aceptaron el último plan oficial fueron Ad Hoc de Accionistas de Bonos Argentinos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo de Accionistas de Bonos de Intercambio.

Loa acreedores que integran estos grupos tienen «más de un tercio de los bonos globales en circulación de Argentina y más de un tercio de sus bonos en circulación», explicaron en un comunicado y se esperanzaron en que la nueva propuestas que ellos presentaron «cuente con el apoyo de todos los grupos de acreedores«, explicaron en un comunicado conjunto.

Lo llamativo de este rechazo a la propuesta que hizo el gobierno a principio de este mes, no sólo proviene del fondo BlackRock, que siempre tuvo una posición más conforntativa, sino también de Gramercy y Fintech, que inicialmente estuvieron de acuerdo con la propiuuesta argentina.

«La propuesta conjunta representa importantes concesiones económicas y legales de los tres grupos, incluido que los nuevos bonos emitidos a cambio de los bonos globales existentes se regirán por una versión modificada de la escritura de 2016″, afirmaron los acreedores en un comunicado.

Los acreedores pidieron un «endulzante» en la propuesta (es decir, más centavos por dólar, que en la última oferta fue de 53 centavos por dólar), y como prenda de cambio cedieron en el punto en que los poseedores de bonos emitidos en 2016 reclamaban la mismas cláusulas de protección a inversores que tienen los bonos emitidos en 2005 y 2010, a lo que el gobierno se negaba.

«Creemos que nuestra propuesta mejorada proporcionará el alivio a corto plazo que Argentina necesita con urgencia; brindará una solución sostenible a largo plazo que asegure el futuro del país y su acceso a los mercados internacionales y proporcionará el marco legal necesario para alentar la inversión adicional necesaria para poner al país en el camino hacia una recuperación sostenida», indicaron en su comunicado.

Por la cantidad de bonos que poseen estos grupos pueden bloquear cualquier acuerdo, ya que hay bonos que tienen cláusulas que dicen que si el 66% de unos bonos o el 85% en otros aceptan el canje, esto obliga a aceptarlo a todos los acreedores. Los números no están a favor de la Argentina.

La nueva propuesta del Gobierno aumenta en u$s 13.000 millones lo que se va a pagar en comparación a la primera que ofreció la administración Fernández, además de un incremento en la tasa de interés, menor quita y el plazo de gracia se redujo a un año.

La fecha límite para que los acreedores acepten la propuesta gubernamental es el 4 de agosto, pero, como ya sucedió antes, este plazo podría extenderse. Y no sólo el presidente aseguró que esta era la última propuesta, sino que también lo hizo el ministro de Economía, Martín Guzmán, y hasta tenía el apoyo del FMI.

Mañana, el presidente Fernández participará de la conferencia del Consejo de las Américas, en la que también estarán empresarios y fondos de inversión que tienen intereses en la cuestión de la deuda.

Archivado en: , , , , , ,