FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

25/07/2014

Holdouts | El Gobierno promete más reuniones y que «el 30 no vamos a tener problema»

El ministro Kicillof volvió a fustigar al fallo "extorsivo" de Griessa pero prometió continuar con los contactos con Pollack antes de caer en default el próximo miércoles.

Kicillof con Timerman en una reunión de ministros de UNASUR y del Banco del Sur.

El ministro de Economía Axel Kicillof calificó este viernes de «extorsión judicial» al bloqueo del juez Thomas Griesa al pago a bonistas reestructurados, pero el Gobierno afirmó que las reuniones que se llevan a cabo para acercar posiciones con los «fondos buitre» a través del mediador judicial Daniel Pollack «continuarán en los próximos días».

Los comentarios del funcionario y el breve escueto de su ministerio llegaron este viernes, cuando la delegación argentina en Nueva York mantuvo una breve reunión con Pollack, en la que «se profundizó sobre los diferentes aspectos del litigio y las diversas alternativas que se presentan», según el relato oficial.

El titular del Palacio de Hacienda habló esta mañana en la Cancillería, en un encuentro de ministros de Economía de la región, y garantizó que la Argentina «va a seguir cumpliendo con todas sus obligaciones», pese a que «hay un bloqueo del cobro (para los bonistas que entraron en el canje) que está funcionando como un instrumento extorsivo para el país».

«No vamos a aceptar extorsiones», afirmó Kicillof, quien consideró que las negociaciones que se llevan adelante en Nueva York entre el mediador designado por el juez Griesa, Daniel Pollack, la Argentina y los fondos buitre son «un rompecabezas» y un «trabalenguas», como consecuencia de la interpretación que el magistrado hizo de la cláusula «pari passu».

Sobre Griesa, señaló que tuvo un fallo «inédito, insólito e incomprensible» además de «incumplible», y expresó que «nadie quiere festejar, ni festeja un default».

Los fondos buitre, aseguró, no entraron al canje de 2005 y 2010 porque «nunca intentaron negociar nada, sino embargar todo», como sucedió con la Fragata Libertad, la embajada argentina en Washington y fondos del Banco Central y el Banco Nación.

Para el jefe de la cartera económica, la Argentina es víctima de una «extorsión judicial» y de un «violentísimo ataque de sectores recalcitrantes del sistema financiero» que pretenden «tirar abajo el proceso de reestructuración de la de la deuda y volver a la dinámica del sobreendeudamiento» que hizo que la Argentina en 2001 llegara a tener una relación del 166 por ciento entre su Producto Bruto Interno y su deuda.

Tras señalar que «el único objetivo de los que quedaron afuera (de los canjes de 2005 y 2010) fue el de litigar en los tribunales para obtener el 100 por ciento», Kicillof recordó que «después de un default, hay que reestructurar, pero si (un fallo judicial ordena que) hay que pagar el 100 por ciento, eso no tiene sentido económico».

El ministro de Economía destacó que «el 30 no vamos a tener ningún problema». El miércoles 30 de julio se cumplirá un mes desde que los bonistas que entraron al canje no tienen el pago correspondiente, por el bloqueo ordenado por Griesa al Banco de Nueva York Mellon, que es el agente de pago y al que la Argentina le depositó los fondos el 26 de junio.

En ese sentido, Kicillof reiteró que «la Argentina está dispuesta a pagar en condiciones justas y equitativas», pero el fallo de Griesa «es incumplible», porque «si le pagamos el 100 por ciento al uno por ciento (de los acreedores de la deuda defaulteada en 2001), el 92 por ciento (que entró al canje) tendría derecho a reclamar lo mismo».

«La Argentina quiere pagar, porque quiere seguir creciendo», afirmó el funcionario.

25-07-2014

Fuente: DyN