FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

04/04/2015

De CFK a Macri, no hay fin de ciclo para Eurnekian

“Es razonable” llevarse bien con la Presidenta y estar cerca de otros candidatos, dice el rey de los aeropuertos. Explica por qué compró activos Petrobras en el Sur y advierte sobre los riesgos de no negociar bien con China.
Diversificación de rubros y destinos
EDUARDO EURNEKIAN. Empresario.

Mientras el leitmotiv de los empresarios es esperar el recambio político para definir inversiones, minimizando cualquier roce con la actual administración, Eduardo Eurnekian, uno de los hombres de negocios más poderosos del país, se da otros lujos. Con una fortuna de US$ 1.900 millones según Forbes, controla 53 aeropuertos en América Latina y Europa. Además, se expande en energía, ganadería, construcción y tecnología. Hace tres meses ganó, junto con otras firmas, la licitación para la construcción de la represa Chihuido I en Chubut, por US$ 1.500 millones. Y hace una semana cerró la compra de activos de Petrobras en Santa Cruz por US$ 101 millones. Todo sin esquivar demostraciones políticas cuando se le presenta la oportunidad. Por un lado suele compartir el estrado con la presidenta Cristina Kirchner para inaugurar obras, y de hecho es posible que la acompañe en una próxima gira oficial a Moscú, donde se podrían rubricar acuerdos con Inter Rao, la empresa rusa que financiará la obra energética chubutense. Al mismo tiempo, no oculta que compró a través de su holding Corporación América una mesa de $ 500 mil en la cena para recaudar fondos para la campaña presidencial de Mauricio Macri.

—Muchos colegas suyos esquivan dar demostraciones políticas. Usted no. ¿Por qué?
—¿Vos querés un país democrático, no?  Yo también. ¿Qué tiene de malo ir con un candidato o estar con la Presidenta? Es razonable.Hay cosas del Gobierno que no me gustan, pero de ahí a que estemos temerosos por posibles represalias…

—El recambio político congela decisiones de negocios, pero usted avanzó con la compra de Petrobras, y viene de ganar Chihuido I. ¿Es porque tiene “espalda” para afrontar esos riesgos?
—Son varias cosas. El negocio del combustible y el petróleo es estratégico. Uno no empieza a trabajar en el tema sólo por estar ahí, como un observador. Es tomar la decisión e ir profundizando la presencia en el sector. Así que empezamos con esa línea de inversión convencidos de ello, en un sector que es una nueva oportunidad desde la nacionalización de YPF. Como todo el mundo sabe, además, la Argentina es atractiva para la inversión internacional. Eso, más un plus: es el momento oportuno para invertir.

—¿El “ruido político” no le genera dudas como aducen otros empresarios?
—Nadie tiene la bola de cristal. Es cuestión de arriesgarse y tomar la decisión. Salvando las distancias, es como cuando uno forma un matrimonio.

—El Gobierno ha decidido aliarse con países como China o Rusia. ¿Qué opina?
—No comparto la palabra “aliarse”, porque alianzas hay que hacer con todos en el mundo. Otra cosa es hablar de “asociaciones estratégicas”. En la medida de que tengamos la capacidad de negociar cada contrato de obras sin que se afecten los productos de origen nacional, es positivo, siempre que no derive en la importación masificada de bienes cuya producción tenemos que sostener mientras están en proceso de internacionalización.


De Manes a la ‘masa crítica’ en Brasil

Una vez por año, Eduardo Eurnekian se controla la memoria con el neurocientífico de moda Facundo Manes. Según el médico, está óptimo.

Desde esa lucidez, Eurnekian, de 82 años, piensa en la expansión de sus negocios con Brasil como punto de inflexión. Y no sólo se percibe eso por su avance sobre Petrobras, que incluso podría tener otro capítulo con compras de estaciones de servicio.

También se explica por la integración de su fábrica de semiconductores Unitec Blue, de Chascomús, con lo que era Six, una empresa de Eike Batista, que pasó a controlar el año pasado tras inyectarle casi US$ 20 millones. Así, suele explicar Eurnekian, busca hacer “masa crítica” en los distintos rubros donde crece, para poder competir en “las grandes ligas”. Brasil y la Argentina juntos pueden mover unos US$ 8 mil millones en esta tecnología que se usa en autos, celulares y remedios.

Por Jairo Straccia. | Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en:

 

 

8 pensamientos en “De CFK a Macri, no hay fin de ciclo para Eurnekian”

  1. Verdaderamente si no me produjeran tirria estos supermillonarios que siendo menos del 1% de la población mundial controlan mas del 50% de la economía,debiera sacarme el sombrero ante personas que despjadas de la mas mínima reserva moral son capaces de negociar con dios y con el diablo,pero apostando la enorme mayoria de sus fichas para con este último.

  2. Bueno Eurnekian sabe que su imperio empezó más tarde pero igual que el de los Macri con negocios seguros de la mano de un Estado que financiaba y del que era cliente sin riesgo alguno y en operaciones de alta rentabilidad.
    Un ejemplo claro fue como comprar parte del paquete de YPF y pagarlo sin poner un sope con los dividendos de la compra, al mejor estilo de las privatizaciones de las Telefónicas en los ’90.
    Para esa gente la única ideología es el dinero y sólo a este guardan fidelidad.

  3. “Ya no quedan dudas de que el modelo neoliberal es incapaz de dar respuesta a los principales problemas que siguen aquejando a la sociedad: altos índices de desempleo, trabajo en negro, pobreza y exclusión social. Su debacle fue el resultado de la aplicación de las políticas del “derrame”, según las cuales bastaba con el crecimiento de los grandes grupos concentrados ya que estos últimos difundirían los beneficios hacia el resto de la sociedad productiva y laboral. Pues bien, ahora está claro que este “goteo” no llegó; que no hubo un correlato distributivo y de cohesión de la base social.”
    Mario Elgue; La Economía social; Editorial Capital Intelectual, Buenos Aires (Argentina); 2007; p. 47

    “La realidad es que 230 años después de La riqueza de las naciones, la teoría económica todavía no sale de su metáfora sobre la mano invisible. Los padres de la teoría del equilibrio general lo han reconocido, a pesar de que eso no se enseñe en las escuelas de economía (ni aquí, ni en Estados Unidos). La única base de la idea de que el mercado es un mecanismo eficiente para asignar recursos es la fe, no la ciencia. Y ese resultado ni 10 premios Nobel lo pueden cambiar.”
    Alejandro Nadal: Premio Nobel: paradojas y metáforas

    Edgardo Luis:

    Los números mundiales de los años 40 y 50 indicaban que un 10% de la sociedad se apropiaban del 20-30% de crecimiento del PBI. Ya para los ’70 la cifra oscilaba en el 40-50%, y para fines de siglo estaban en el 90%, todo acelerado por los reaganomics y las ideas neocons.
    Hace poco Krugman duramente había más o menos dicho: ya tienen el 100% ahora van por las migajas que les quedaron al resto.

    Hoy ese 1% que ya he mencionado repetidas veces antes tiene la misma cantidad de recursos que la mitad de la población del planeta, a fines de esta década habrán pasado del 60%.

    Otro interesante estudio hecho en Suiza demostraba que casi el 90% del comercio mundial quedaba en manos de unas decenas de concentrados grupos económicos relacionados.

    Evidentemente hay un fallo muy grueso a nivel mundial del sistema económico dominante.

    Con una gran parte de la población mundial condenada a la inanición y viviendo por menos de un dólar diario la invitación al desastre esta en bandeja sabiendo perfectamente que somos monos con unas filosas navajas que nos ha provisto tecnologías actuales al alcance de Internet.

  4. Sergio
    Todo claro de que con tipos con la mentalidad e ideario económico de “Tío Rico” de estos Eurnekian el sistema económico mundial actual es regresivo, acumulativo y vamos a un distópico e inestable grupito de “Puertos Maderos” con Shoppings anexos para privilegiados rodeado de innumerables Villas 31 y Ciudades Ocultas.

    Pero me perdí en lo último que escribiste del párrafo final.

Los comentarios están cerrados.