FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

16/05/2015

Por cada dólar ahorro se restringen dos para importaciones

La dolarización de los argentinos le restó aire a la industria, que lleva 21 meses sin levantar cabeza.

En épocas de escasez de dólares, las compras para ahorro y viajes compiten con los ‘verdes’ que se destinan a la producción. Y en los últimos meses, la dolarización de los argentinos le restó aire a la industria, que lleva 21 meses sin levantar cabeza.

Desde que se habilitó el cupo para la compra de dólar ahorro, el Gobierno destinó más de US$ 5 mil millones –junto con las ventas de dólar turista–. En el mismo período, las importaciones cayeron US$ 10 mil millones, es decir, el doble de lo que se destina al atesoramiento.

En enero de 2014 la venta de dólar ahorro llegó a US$ 95 millones. Hasta ayer, mayo acumulaba compras por US$ 300 millones. Abril cerró casi al borde de los 500 millones, con U$S 495 millones, 275% más que en el mismo mes del año anterior. De acuerdo con los datos de la AFIP, esa aceleración de los ingresos lleva a que el acumulado desde que se abrió el grifo sume US$ 5.172 millones, que junto con el total de dólar para viaje (US$ 678 millones) asciende a US$ 5.850 millones, lo que supera todo lo que se exportó en cereales durante el 2014, por ejemplo (las ventas al mundo fueron de 5.614 millones, según el Indec).

El uso de los dólares formó parte del debate entre economistas que representan a los precandidatos presidenciales que en un almuerzo del Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) coincidieron en una transición sin shocks, lejos de la verborragia electoral –corregida después por sus asesores– de Mauricio Macri que vaticinó una salida del cepo el 11 de diciembre. En ese marco, cuestionaron el desvío de dólares de la actividad al turismo o ahorro. El economista que asesora a Daniel Scioli, Miguel Bein, ironizó con la necesidad de traer turistas extranjeros para compensar el nivel de ventas actual.

La restricción sobre las importaciones que limita la actividad, sigue recopilando ejemplos: como el caso de una fabricante de motos en tierra bonaerense que con capacidad para armar 1.200 mensuales que sólo construye 200 porque no tiene dólares. “El Gobierno quiere activar la venta de electrodomésticos pero no hay dólares para insumos de línea blanca”, aseguró Miguel Ponce, consultor de comercio exterior y ex directivo de la CIRA, que aclaró que “no hay escándalo porque los desembolsos a estos sectores fueron bastante fluidos”.

Esta note fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , ,

 

 

5 pensamientos en “Por cada dólar ahorro se restringen dos para importaciones”

  1. La cuestión que no se analiza es que tipo de u$ demanda nuestra benemérita «industria local».

    Si se trata de bienes de capital o de producción es una cosa, otra muy distinta es si se los requiere para bienes intermedios y de consumo, en ese caso es preferible la opción de ahorro interno.

    Hay varias industrias que requieren todavía bienes intermedios en porcentajes importantes para su matriz de producción pese a estar por décadas bajo régimenes preferenciales de promoción.
    La idea era que incorporaran mayores porcentajes de integración y ser menos «insumos extranjeros dependientes», pero resulta que legado a hoy las autoridades descubren que, por ejemplo, la industria automotriz no puede fabricar una carretilla sin insumos importados.

  2. Y esos dólares al menos van al colchón

    Deberíamos recordar que en el año 2000 los dólares de los pequeños ahorristas estaban invertidos en el sistema bancario, al menos en los papeles, como depósitos en moneda extranjera y se los fumaron.

    La banca los estaba prestando a empresas del grupo que tomaban deuda y hacían a «Islas Caimán su ruta …», todo un vaciamiento del país.
    Cuando la iliquidez, que se olfateaba en la abultada masa de redescuentos del BCRA, se hizo insostenible sacaron el corralito y un par de meses después MendiCurren y compañía
    pesificaba esa masa de dolares concentradísima de préstamos empresariales a uno por uno.

    Las empresas así habían convertido los verdes de deuda, que en realidad veraneaban en paraísos fiscales, uno a uno en pesos, los ahorristas quedaban «de seña» engrampados y «la diferencia» pasaba a engrosar la deuda pública.

    Con esa «experiencia» creo que la moraleja es clara sobre si es conveniente dar divisas del BCRA a los grupos económicos.

  3. Si lo que dice el artículo es cierto, y los dólares están en posesión de los ahorristas, la solución pasaría por crear una herramienta financiera para devolver esos dólares al sistema productivo. Por ejemplo que esas empresas que los necesitan emitan obligaciones negociables, bonos, acciones, plazos fijos, etc. brindando intereses en dólares y con garantías de que no podrán ser confiscadas por el gobierno.

  4. Yo te lo presento está en vos creer o no. Negocio Sin Riesgos (tu capital e intereses asegurados por compañía Británica, contrato operacional certificado por notario con la empresa de EEUU y tu dinero en banco Suizo + tarjeta de débito Visa sin costo). Rendimiento hasta 15% mensual en dólares. Hasta el 4/6 podés ingresar y así triplicar tu aporte. Infórmate en: http://negocioconproteccion.blogspot.com.ar

  5. Horacio

    Y de que manera solucionarías el problema de empresarios que requieren divisas externas y después ante la montaña de deuda, (que muchas veces fue a parar los bolsillos de los empresarios produciendo la paradoja de empresarios millonarios con empresas quebradas, en otras fue fugada previamente al exterior o girados eso activos a otras empresas del grupo), tenemos la repetida transferencia de deuda privada al Estado?

    En la última, año 2002, un grupito muy concentrado de Empresas que habían aspirado todos los ahorros en dólares del sistema bancario fue «auxiliada» en 15 mil millones de verdes, (pesificados uno a uno), por Mendicurren bajo el pretexto de que daban empleo a 10.000 trabajadores, y excusándose en la «urgencia» para rechazar el pedido de la AFIP de que presentaran una declaración jurada de no poseer activos en el exterior.
    Sin contar el tramo semibancario cada empleado del entonces Ministro de Industria costó al Estado casi dos millones de dólares por cabeza que pasaron a engrosar nuestra generosa deuda pública que algunos «buenudos» quieren que paguemos sin preguntar.

Los comentarios están cerrados.