FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

29/06/2015

El “corralito” griego y sus diferencias con el argentino

Bancos cerrados y límites de extracción a 60 euros diarios. Por qué la crisis de deuda que enfrenta Grecia en 2015 se parece mucho a la que padeció Argentina durante el 2001.

“Es muy probable que Grecia enfrente una situación parecida al ‘corralito’ de Argentina”, anunció Carmen Reinhart, profesora de la Universidad de Harvard y una reconocida experta mundial en el estudio de crisis financieras a la BBC.

Las serias dificultades que padece –por estos días- Grecia permiten esa comparación con Argentina. Sucede que el Gobierno griego anunció que sus bancos permanecerán cerrados durante seis días (hasta el 6 de Julio) y el límite de retirada de efectivo será de 60 euros. El Consejo de Estabilidad Financiera griego, sin embargo, recomendó mantener cerrados los cajeros hoy y limitar esos retiros por día una vez que reabran el martes.

En tanto, trascendió que el límite recomendado se aplicará a los tenedores de tarjetas bancarias griegas. Los tenedores de tarjetas pero extranjeras tendrán permitido retirar el límite máximo fijado por sus bancos.

El primer ministro Alexis Tsipras anunció la aplicación de un control de capitales a partir de este lunes. El funcionario culpó a los socios europeos de Grecia y al Banco Central Europeo por forzar a Grecia a tomar estas medidas.

Vale recordar que el próximo martes se vence el plazo para que Atenas pague US$1.800 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI) y evite su salida de la moneda común europea.

El panorama es, sin duda, sombrío y recuerda al 2001 argentino cuando el gobierno no pudo mantener la “convertibilidad”, un mecanismo monetario por el que prometían mantener el precio del peso al mismo nivel que el del dólar.

El gobierno de Fernando De la Rúa impuso el llamado “corralito” a través de un decreto que anunció que cuando se abrieran los bancos, los ciudadanos solo podrían retirar de los bancos hasta $ 250 a la semana. Aunque no había límite para pagar en cheques, la población salió a la calle a realizar grandes protestas. Los saqueos en los supermercados no tardaron en llegar. Sucede que millones de familias se vieron sin acceso a sus ahorros lo que trajo aparejado un enorme estallido social con la posterior renuncia del Presidente.

Tras la caída de De la Rúa y, con la entrada de Rodríguez Saa, se anunció que el país entraba en default ante sus acreedores internacionales. En total, fueron US$ 100.000 millones sin pagar. A los días, asumió otro nuevo presidente, Eduardo Duhalde, que puso en marcha una ley de emergencia económica por la que se ponía fin a la convertibilidad. Todos los créditos se pesificaron y el dólar se devaluó en un 30% (el llamado ‘corralón). Es decir, los dólares mutaron a pesos a un cambio mucho menor (unos meses después el canje fue de cuatro a uno) y la población empobreció radicalmente.

La historia, sin dudas, parece una profecía y amenaza con repetirse en la zona del Euro con su primer eslabón, Grecia.

Archivado en: , , , , ,

 

 

3 pensamientos en “El “corralito” griego y sus diferencias con el argentino”

  1. Hay diferencias notables.

    Argentina tenia en el 2001 una balanza superavitaria, no dependía en Materias Primas, Alimentos, Energía, etc. del exterior.
    Al zapato de De la Rua le cae el yenga de los ’90 que había armado Charly en un contexto internacional complicado con caídas de materias primas.
    Luego del golpe del Establishment al Chupete prácticamente la economía sin grandes cambios pasó solita a una situación donde las materias primas volvieron a valores altos y los economistas que le siguieron no tuvieron mayores sobresaltos y la cosa siguió casi en “piloto automático”.
    Y la declaración del default descomprimió la situación a corto plazo.

    Lo que siempre ha faltado es, insisto, una minuciosa auditoria de una deuda. Una decisión fundamental y báscia que incomoda a muchos como este inepto peronismo y también a un Mauricio que privatizó deuda de sus grupos tirándosela en varias oportunidades al Estado.

    Grecia es una situación muy diferente, no posee moneda propia, depende fuertemente del exterior para todo, posee un brutal e inútil gasto de defensa de más del 10% del PBI, el mayor de Europa y su mayor fuente de ingresos es el turismo.

    Igualmente si los helenos efectuara una auditoria de su deuda encontrarían “huellas” de Goldman Sachs de dos gobiernos atrás y las boletas impagas del desastre que les ocasionó, incluyendo prestamos forzados, Alemania durante la II Guerra Mundial y que nunca los teutones pagaron daño alguno ni reintegraron los préstamos.

  2. Nuestro problema no fue solo “el corralito”, sino “el corralon” de Duhalde, con sus consecuencias la llamada pesificación asimétrica que dañó económicamente a miles de ahorristas.-

  3. Juan Carlos Depette

    Pero forró a ese selecto grupo de empresas que siempre se prendieron en todas las ocasiones que tuvieron de transferir deuda al Estado. Y siempre son las mismas.
    Los cinco bancos privados, dos de ellos extranjeros, que aprentan a Cavallo con el corralito ese ultimo Jueves de noviembre en la reunión de la noche en el BCRA sabían muy bien lo que hacían y porqué.

    Luego vino el regalo de MendiCurren y luego la eliminación del Cabezón de la Ley de Subversión Económica que los podía comprometer pedida por el Establishment, el BM y el FMI.

    Y nuevamente la vieja película, los argentinos les garpamos decenas de millones de verdes con la pesificación asimétrica extendida a esas empresas por fondos tomados en el mercado local de los ahorros de los argentinos y girados prolijamente a las Islas Caimán antes del desastre.

Los comentarios están cerrados.