FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

11/08/2015

Coca quiere que dejen de culparlos por la obesidad

La compañía financió estudios. Busca complicidad con científicos influyentes. Qué mensaje quieren instalar entre la sociedad.
POLÉMICO FINANCIAMIENTO. Coca-Cola quiere instalar un nuevo mensaje entre estadounidenses.
POLÉMICO FINANCIAMIENTO. Coca-Cola quiere instalar un nuevo mensaje entre estadounidenses.

La compañía Coca-Cola financiará a la organización no gubernamental científica Global Energy Balance Network para promover un nuevo y polémico argumento entre los consumidores.

Según revela el diario The New York Times, Coca- Cola busca –en realidad- la complicidad de esos científicos influyentes para que lancen un mensaje «basado en la ciencia»:  el de que para mantener un peso saludable hay que hacer más ejercicio y preocuparse menos por la reducción de calorías.

Para ayudar a los científicos a correr la voz, Coca-Cola donó más de US$ 5 millones a esa ONG para que se difunda ese argumento.

Según Steven N. Blair, vicepresidente de la ONG, los medios de comunicación difunden la idea de que los estadounidenses están comiendo demasiado y culpan a la comida rápida y a las bebidas azucaradas de los grandes niveles de obesidad en la población, al mismo tiempo que asegura que «no hay realmente, en la práctica, ninguna evidencia convincente de que, de hecho, esa sea la causa».

La polémica sale a la luz justo cuando Estados Unidos viene persiguiendo la idea de gravar con impuestos a las bebidas de alto contenido de azúcar y de sacarlas de las escuelas.

Archivado en: , ,

 

 

Un pensamiento en “Coca quiere que dejen de culparlos por la obesidad”

  1. Bueno, los productores de alimentos orgánicos deben pagar un impuesto adicional por etiquetar su producción de alimentos gracias al proyecto de la «anti-GMO labeling law» que ya tiene media sanción en el Capitolio de los Lobbys.

    Curiosamente los alimentos producidos con uso de agroquímicos, herbicidas y pesticidas, peligrosos para la salud según informes de la OMS, y los alimentos modificados genéticamente de las grandes corporaciones no pagarán impuestos por un etiquetado al que incluso pueden omitir de informarle al desprevenido consumidor.

    Como reconocieron recientemente varios nobeles que por su prestigio se animaron a decirlo, si criticás a los grandes laboratorios y multis corrés el riesgo primero de que no te publiquen nada en revistas científicas y segundo te sacan la zanahoria de la financiación para tus investigaciones.

    Una vieja historia que se remonta ya a los ’70 cuando la gran prensa, sobornada por el dinero de las cuentas de publicidad de la multinacional, desmentía los informes de campo del peligro para salud que representaba el famoso desfoliante «Agente Naranja» de la terrible Monsanto.
    Esta posee una llamativa afinidad y llegada acá con los K que le autorizaron varios cuestionados transgénicos.

    Son las famosas «leyes de mercado».

Los comentarios están cerrados.