FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

27/07/2018

Cómo es la carne que se va a importar de Japón

En el marco del acuerdo bilateral entre Argentina y Japón, se presentó en el país el famoso producto asíatico. El kilo varía entre los u$s 300 y u$s 500.
Cómo es la carne que se va a importar de Japón
Corte de carne wagyu.

A principios de mayo, se conoció la noticia que Argentina empezaría, en julio,  a exportar carne ovina y bovina desde la Patagonia a Japón. A su vez, el país asiático importaría carne wagyu. Finalmente, el acuerdo se consumó esta semana con el envío de 200 kilos de carne patagónica.  Por su parte,  los exportadores japoneses presentaron en el país el exclusivo corte japonés. En el evento, estuvieron presentes tanto el Ministro de Agroindustria argentino, Luis Miguel Etchevehere, como el viceministro de agricultura japonés, Atsushi Nonaka y el embajador de dicho país, Noriteru Fukushima. Además, participaron de la histórica cita empresarios de ambos países, la Organización de Comercio Exterior del Japón y la organización Beef Japan, única autorizada para la exportación de la carne.

La carne wagyu, es una de las más selectas del mundo. Wagyu en japonés significa “res japonesa” y se trata del ganado vacuno autóctono de Japón. El rasgo más característico de este producto es su alto contenido en grasa veteada. Esto, sumado a la gran ternura de sus fibras, hacen que la carne tenga un aroma único y se funda a baja temperatura. El objetivo es logran un punto de maduración y textura ideal, esto se alcanza cuando la res tiene una edad media de 32 meses. Si bien no es difícil de conseguir en Japón, un kilo puede costar entre u$s 300 y u$s 500 dólares, o más incluso.

Un punto importante a tener en cuenta es que no toda carne wagyu es carne de Kobe. Para recibir dicha certificación se debe realizar un sacrificio y tener en cuenta varios criterios muy estrictos. La denominación de origen Kobe solo la pueden obtener reses nacidas, criadas y sacrificadas en la prefectura de Hyogo. De acuerdo con el portal Nutrición y cocina, unas 300 cabezas de ganado de Tajima por año recibe esta certificación. En otras palabras, apenas un 0,16% del consumo anual de carne de vacuno en Japón. De este porcentaje, apenas se exportan 700 toneladas a diferentes países del mundo.  Los criterios para obtener la denominación de origen Kobe son:

La res no debe haber sufrido la enfermedad de las vacas locas.

Vaca virgen o buey castrado, siempre de la línea Tajima o res japonesa negra.

Debe ser una res nacida en la región japonesa de Hyogo de una vaca de la misma línea.

La res debe haber sido criada por un granjero con certificación de la misma región.

La res debe haber sido sacrificada por un matadero certificado de la misma región.

El índice de marmoleado debe presentar un valor de 6 o superior.

La calificación del rendimiento debe ser de valor A o B.

El peso bruto del animal (es decir, tras la eliminar la cabeza y las entrañas) debe ser de 470 kg o menor.

Su carne debe ser de textura fina y excelente firmeza.

De momento, parece muy difícil que llegue a la Argentina.  Habrá que contentarse con probar la carne wagyu, de por sí es un manjar seleccionado para los paladares más exquisitos.

Archivado en: , , , , , , ,

 

 

4 pensamientos en “Cómo es la carne que se va a importar de Japón”

  1. Vamos todavía!
    Soja, Miel, Cítricos, cueros, y ahora algo de carne, que implica al menos un mayor valor agregado. Como en las épocas de la colonia.

    Mientras desarmamos el INVAP colocándole una espada de Damocles de inseguridad y falta de fondos y ya vamos por el centenar también de cerebros que exportamos.
    Una vuelta a fines de los ’60, 70′ y a los ’90.

  2. Exporten la carne que también nosotros la comemos ,CON HUESOS . desde luego no van a importar huesos !!!

  3. El país posee una matriz de producción energética muy dependiente de centrales termoleléctricas a base de combustible fósil. Esquema que denota poca inversión para una generación de alto costo por Kw y con el precio del petróleo en ascenso que pagarán los usuarios en sus facturas.
    El reajuste tarifario ya a sido terrible y uno de los caballitos de batalla fue devolverle rentabilidad al sector para poder invertir en generación y redes de energía más modernas, eficientes y por lo tanto baratas.
    La rentabilidad fue devuelta y en bolsa el sector energético encabezó las cotizaciones en los dos últimos años.
    Acabamos de cancelar el proyecto Atucha III sabiendo que la generación por Kw. mediante centrales nucleares es mucho más barato, regular y sostenible y además representa un sector donde el país tiene un valioso gran capital de conocimiento que comenzaremos a desmantelar.

    Mensaje claro de primarización total de la economía.

Los comentarios están cerrados.