FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

03/04/2020

El 80% de las automotrices globales perderán ingresos

Un informe de KPMG advierte sobre la caída de los ingresos en la industria automotriz mundial y que a partir de julio podría comenzar a producir nuevamente.
A medida que se flexibiliza la cuarentena y se permiten más actividades, la economía va recomponiéndose.

El 80% de las automotrices y las empresas que integran su cadena de valor indican que tendrán un impacto directo en sus ingresos en 2020 y el 78% no tiene suficiente cantidad de empleados para operar una línea de producción completa, según un estudio de KPMG Internacional, que también estima que las plantas industriales podrían reiniciar su actividad recién a partir del tercer trimestre de este año.

Dieter Becker, socio de la práctica Automotriz de la consultora, indicó que “más del 80% de la cadena de suministro de automóviles del mundo está conectada a China. En enero de 2020, las ventas de automóviles de China se desplomaron en un 18%. La Asociación China de Automóviles de Pasajeros (CPCA) considera que las primeras ventas de dos meses podrían disminuir en un 40% o más, en comparación con el mismo período en 2019. Los déficits de producción resultantes de las interrupciones de la cadena de suministro en China afectarán a los fabricantes de automóviles mundiales”.

El informe estima que a nivel global la industria automotriz podría ponerse en marcha a partir del tercer trimestre de este año y que, a pesar de la lenta pero continua recuperación de China, la extensión del coronavirus y las diferentes reacciones de los gobiernos en Europa va a retrasar el reinicio de la economía. «Es probable que las vulnerabilidades existentes en el mercado (por ejemplo, tensiones comerciales, disminución de las ventas) persistan en el tercer trimestre debido a inventarios ajustados (menos de 6 semanas) y cadenas de suministro complejas», indica el informe.

“Desde la perspectiva de KPMG es muy importante ver a covid-19 como una ola mundial que debe evaluarse simultáneamente a partir del impacto global de producción y ventas.  Las empresas, cuya presencia en China es fuerte, ya experimentan el efecto directo y ahora empezará una fase de recuperación, mientras las de Asia madura, Europa occidental y América del Norte se verán afectadas ahora que llegó la ola a estas regiones”, indicó Becker.

La consultora enunció una serie de recomendaciones para los fabricantes de autos sobre cómo actuar frente a la crisis que provoca el coronavirus. Estas son:

Proteger y cuidar a los empleados: seguir las pautas más conservadoras disponibles entre las principales autoridades sanitarias mundiales y locales (por ejemplo, CDC, OMS). Apoyar a los empleados afectados según la orientación de salud.

-Tener un plan de contingencia: modelar los flujos de efectivo y los niveles de deuda, identificar las operaciones críticas y a los empleados. Los planes deben ser pragmáticos basados ​​en disparadores.

-Asegurar una disciplina operativa simple pero bien administrada, y que el trabajo remoto sea posible.

-Establecer un equipo para centrarse en la evaluación de la cadena de suministro y la gestión de riesgos. Realizar una evaluación de la cadena de valor de otros factores de riesgo que pueden aumentar los costos e impactar las capacidades del servicio, tomar medidas proactivas para abordar la escasez anticipada. Desarrollar programas de apoyo a la cadena de suministro.

-Pronosticar los efectos de la ola global en la producción y las ventas, y realizar una planificación de escenarios sobre cómo redirigir porciones de suministro a otros sitios en función de las estrategias de abastecimiento, potencialmente incluso repensar los modelos JIT (just in time, justo a tiempo).

-Reconsiderar la definición de seguridad y tener en cuenta que el cliente protegido no solo solicita seguridad virtual (ciberseguridad), sino que también da por sentado los requisitos de higiene (especialmente en las ofertas de uso compartido de automóviles).

Dado que los viajes personales se han reducido drásticamente, pensar en cambiar los modos de transporte, por ejemplo, pre-reserva de carga aérea o capacidad ferroviaria (cambio potencial de aviones de carga de pasajeros a carga).

-Crear un equipo de respuesta a crisis para facilitar el flujo abierto y consistente de información precisa entre las partes interesadas clave, manteniendo la confianza de los interesados e informando a los clientes que se verán afectados.

-Trabajar con los gobiernos para explorar posibles beneficios fiscales o suspender los pagos de impuestos.

-Digitalizar aún más los procesos de ventas para mejorar las ventas en línea (estrategia en línea frente a sucursal) y al mismo tiempo concentrarse en aumentar el atractivo de los programas de fidelización de clientes para estabilizar la demanda (por ejemplo, segmentos prioritarios).

Archivado en: , , , ,