FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

10/06/2020

Entidades empresarias ante la intervención de Vicentin

La CAC, la ACDE y la Unión Industrial de Córdoba expresaron su posición contraria a la expropiación de la cerealera.
La Cámara de Comercio y Servicios, una de las entidades que se pronunció en contra de la intervención de Vicentin.

Varias organizaciones del ámbito empresario, como la Cámara de Comercio y Servicios (CAC), la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE) y la Unión Industrial de Córdoba (UIC), expresaron su posición ante la intervención por parte del Gobierno y el envío de un proyecto de ley de expropiación de Vicentin.

La CAC advirtió que «la intervención de una empresa que se encuentra en trámite concursal implica un procedimiento anómalo –genera un conflicto con la normativa existente y con la jurisdicción del juez concursal– que es probable que provoque litigiosidad que afecte a las arcas públicas y el funcionamiento de la empresa«.

Por su parte, la ACDE señaló que «en momentos en que los argentinos debemos estar unidos para lograr superar la crisis que estamos viviendo, consideramos que la presente iniciativa solo tiende a dividir a la sociedad, pasando por alto todos los mecanismos legales e institucionales que existen en nuestro país para administrar situaciones como la que afronta la empresa en cuestión».

En tanto, la UIC manifestó su «profunda preocupación por la exposición en que se coloca a la seguridad jurídica en nuestro país, en función a los últimos hechos de público conocimiento. Lo actuado genera numerosas dudas sobre el futuro de las operaciones empresarias que debilita una vez más la calidad institucional.

Los industriales cordobeses pidieron además que las soluciones a los temas de quiebra de empresas sigan por los canales habituales previstos por las leyes «brindando tranquilidad y seguridad a los hombres y mujeres que apuestan diariamente a la sustentabilidad de las empresas, manteniendo y generando puestos de trabajo genuinos», mientras que la Cámara de Comercio, si bien reconoció que las intervenciones de la administración pública pueden ser útiles. es necesario que haya «normas claras y estables (…) para generar un ambiente que permita un adecuado funcionamiento colectivo, surgido de las iniciativas privadas consolidadas en proyectos de empresas, personas y asociaciones varias».

Para ACDE, «el trabajo y la iniciativa privada de los argentinos son los bienes que debemos cuidar con mayor empeño en esta etapa del país tan delicada. Consideramos que el accionar del Gobierno para con Vicentín no solo no garantiza los puestos de trabajo a futuro sino que produce un quiebre en la división de poderes garantizada por nuestra Constitución, que en el largo plazo solo contribuirá a que hayan menos inversiones y menos empleos en el sector privado».

La CAC también destacó que la economía basada en la iniciativa privada es «el sistema más efectivo y eficiente de generar valor, incrementar la calidad de la producción, crear empleo y mejorar las condiciones sociales, especialmente de los sectores mas vulnerables» y agregó que «la expropiación debe ser una medida excepcional y ajustada a lo que establece la Constitución Nacional (CN): fundarse en utilidad pública y estar calificada por ley y previamente indemnizada, lo que supone una tasación adecuada y un pago acorde».

La UIC indicó que «los sectores productivos como la ciudadanía en general necesitan que los tres poderes del estado con responsabilidad, reafirmen su función como lo establece la Constitución de la Nación Argentina, no atribuyéndose nuevos superpoderes, que la historia nos demuestra el impacto negativo que ha generado la desestabilización al principio republicano».

Para la Cámara de Comercio, «la expropiación anunciada no favorece a la empresa en cuestión (que tiene en el proceso judicial el mecanismo para la solución de sus problemas y en las instituciones vigentes instrumentos varios para mejorar su condición financiera, productiva y comercial) ni resulta positiva para sus clientes, proveedores y trabajadores, como así tampoco para el conjunto de la economía nacional».

«En la actual coyuntura económica, con sucesivos meses de recesión y tras profundas devaluaciones en los últimos años, sin dudas el sector empresario se ha debilitado, contrayendo deuda en dólares con graves complicaciones para afrontarlas», afirmaron los industriales cordobeses.

Archivado en: , , , , , , , ,