Galería de imágentes. ">

FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

04/01/2015

2015 será el año de los relojes inteligentes

Ya se acerca la salida al mercado del iWatch. Las previsiones de ventas. Cómo serán las comunicaciones en el futuro. Galería de imágentes.

BERLÍN (dpa) – En el año 2015 se verá cómo será el futuro de los relojes inteligentes como nueva clase de dispositivos. En algún momento de principios de año -los rumores hablan de febrero o marzo-, Apple pondrá a la venta su reloj inteligente, un acontecimiento que ha generado gran expectativa. Otros gigantes de la electrónica, como Samsung, Motorola, Sony y LG, así como varios proveedores más pequeños, ya llevan explotando este segmento del mercado desde hace algún tiempo. Ahora, se cree que la compañía del iPhone es capaz de subir el siguiente escalón.

«El Apple Watch será en este segmento el primer dispositivo destinado al mercado de masas«, asegura Phil Libin, fundador y director ejecutivo del servicio de almacenamiento online Evernote. Libin ya ha mandado desarrollar aplicaciones para el reloj de Apple. El experto J.P. Gownder, de la empresa de análisis de mercado Forrester, calcula que a finales de 2015 habrá al menos diez millones de personas en el mundo llevando en la muñeca un Apple Watch.

Al mismo tiempo, sin embargo, siguen existiendo fuertes dudas sobre si las minicomputadoras en la muñeca podrán llegar a tener tanto éxito como los celulares y los smartphones. «A mí, por ejemplo, no me gusta llevar un reloj. Por eso, difícilmente voy a usar un reloj inteligente», dice el conocido inversor estadounidense de capital riesgo Fred Wilson, quien fue uno de los primeros en reconocer el potencial de Twitter y de la empresa de juegos online Zynga. Wilson cree que su opinión es compartida por otras muchas personas para quien el clásico reloj en la muñeca ya fue sustituido hace tiempo por el smartphone.

Probablemente, en los próximos meses quedará claro si Apple ha acertado con su visión de futuro. La compañía lleva trabajando años para buscar los escenarios de uso adecuados para el reloj como complemento del smartphone. La plataforma recientemente publicada para desarrolladores de software demuestra que el reloj estará vinculado muy estrechamente a los iPhones. Por ejemplo, una gran parte del procesamiento de datos la realizará el teléfono con su procesador más potente y su batería más grande. La idea de Apple es que el reloj debe ser un complemento del iPhone y que eventualmente también lo sustituya si esto resulta ser útil. También debe adecuarse a la situación. Por ejemplo, las notificaciones se visualizarán al principio de forma limitada. Sin embargo, si los sensores del Apple Watch detectan por la posición del brazo que el usuario sigue mirando la pantalla, se mostrarán más informaciones.

Quizás haya un mercado para este reloj inteligente. Según una encuesta realizada por Forrester, el 40 por ciento de los usuarios de smartphones en Estados Unidos y alrededor del 20 por ciento de los en Europa dijeron que están hartos de sacar siempre el smartphone del bolsillo. Libin, el fundador de Evertone, ve en el futuro software inteligente que envía automáticamente a la pantalla del reloj informaciones relevantes sobre la aplicación del smartphone que uno acabe de usar.

Además, Apple espera obtener ventajas con nuevas oportunidades de comunicación. Por ejemplo, las parejas podrán transmitir entre ellas su ritmo cardiaco y dibujar con el dedo pequeñas imágenes que se envíen en tiempo real de una pantalla a otra. ¿Bastarán esas funciones lúdicas, junto con la fuerza que irradia el mercado de Apple, para ganar millones de usuarios? Porque al menos en el mundo de Android ya existe una amplia oferta de relojes inteligentes. Y ya desde el pasado verano, Google también ofrece con Android Wear una plataforma de software lista para usar a la que se han subido Motorola y LG, entre otras empresas.

En todo caso, los expertos prevén un fuerte incremento de las ventas. Los analistas del instituto de investigación del mercado Cabalys auguran que en el año 2015 se vendan en total más de 28 millones de «pulseras inteligentes», cuatro veces más que el año pasado. Hasta ahora, el mercado ha estado dominado por Samsung, una de las primeras en poner a la venta relojes inteligentes: según los cálculos de Canalys, la compañía surcoreana tenía en el pasado trimestre una cuota de mercado del 52 por ciento, muy por delante de Motorola, que ocupó el segundo lugar con el 15 por ciento.