FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

04/05/2015

La UOM va al paro por 36 horas

Comenzará a las 12 del mediodía del miércoles. Puja por los aumentos salariales.

Las negociaciones paritarias entre gremios y empresarios aún no llegaron a buen puerto.

Hace instantes, el titular de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, convocó a un paro por 36 horas a partir de las 12 del mediodía del miércoles luego de la falta de acuerdo en la negociación con los empresarios.

La idea del gremio que conduce Caló es un piso de 25% en las subas salariales que se plantea desde la Casa Rosada. Este se trató del séptimo encuentro entre los metalúrgicos y los empresarios.

A la salida del encuentro, el mismo Caló habló ante los periodistas y convocó a la primera medida de fuerza de peso que deberá enfrentar el gobierno y que complica aún más el panorama de las paritarias para este año.

 

 

3 pensamientos en “La UOM va al paro por 36 horas”

  1. A tiempo te das cuenta, Caló,(encumbrado traidor al trabajador metalúrgico)de que no alcanza lo que percibe el trabajador metalúrgico.

  2. Hay que identificarlos… Hay que destruirlos.
    La causa del pueblo exige nada más que hombres del pueblo que trabajan para el pueblo, no para ellos.
    En esto se distinguen los ambiciosos; en que trabajan para ellos; nada más que para ellos.
    Nunca buscan la felicidad del pueblo; siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto.
    El dinero, el poder y los honores son las tres grandes “causas” los tres “ideales” de todos los ambiciosos.
    No he conocido ningún ambicioso que no buscase alguna de estas tres cosas…
    O las tres al mismo tiempo.
    Los pueblos deben cuidar a los hombres que eligen para hacer sus destinos…
    Y deben rechazarlos y destruirlos cuando los vean sedientos de riqueza, de poder o de honores.
    La sed de riquezas es fácil de ver.
    Es lo primero que aparece a la vista de todos.
    Sobre todo a los dirigentes sindicales hay que cuidarlos mucho.
    Se marean también ellos y no hay que olvidar que cuando un político se deja dominar por la ambición es nada más que un ambicioso; pero cuando un dirigente sindical se entrega al deseo de dinero, de poder o de honores, es un traidor y merece ser castigado como un traidor.
    El poder y los honores seducen también intensamente a los hombres y los hacen ambiciosos…
    Empiezan a trabajar para ellos y se olvidan del pueblo.
    Esta es la única manera de identificarlos… y el pueblo tiene que conocerlos y destruirlos.
    Solamente así, los pueblos serán libres… porque todo ambicioso es un prepotente capaz de convertirse en un tirano.
    ¡Hay que cuidarse de ellos como del diablo!

    EVA PERÓN

Los comentarios están cerrados.