FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

09/05/2015

Todos ceden: paritarias no recomponen salarios y reducen ganancia empresarial

Tras la recesión y el ajuste de 2014, la negociación se vuelve inédita: en algunos sectores, un aumento del 25% es poco para los trabajadores y también mucho para las compañías.
Apoyo. Para Héctor Méndez, de la UIA, el salario industrial está bien con un aumento del 25% o menos, depende de que rama se trate. / Huelga. Pese a ser un gremialista oficialista, Antonio Caló admitió que los metalúrgicos están “enojados” y hará un paro de un día y medio.

Después de un año de pérdida de poder de compra en el salario real de entre el 5 y 7% y caída de la actividad, los gremios mantuvieron el reclamo del 30%, pese al anuncio de una leve reducción en el impuesto a las ganancias que llevó adelante el Gobierno y que, según señalaron los sindicalistas, no mueve el amperímetro.

Los empresarios, por su parte, aseguran que la caída de las ventas y de la rentabilidad no les permite ir más allá. El 25% de tope que ensayó el Gobierno fue bien visto por los dueños de las compañías, que aducen menos retorno por sus inversiones en un contexto de menores ventas por estancamiento.

“Es poco probable que se mantenga ese techo. Las paritarias se encaminan a cerrar más cerca del 30%. El año pasado la inflación estuvo más cerca del 40% y los acuerdos en promedio cerraron en 33%. Eso implica una pérdida de siete puntos de salario frente a la inflación”, explicó el economista jefe del estudio de Orlando Ferreres, Fausto Spotorno, para quien no obstante, son pocos los sectores que pueden ofrecer algo mejor.

Desde el lado gremial, con la unificación de las dos CGT en medio, la amenaza de una seguidilla de conflictos se hace más fuerte. A las medidas de fuerza anunciadas por transporte y la advertencia de camioneros, se suma la ratificación de la UOM de un conflicto que hoy está bajo el breve paréntesis de una conciliación obligatoria.

Estatales. La negociación estatal puede convertirse en una de las pocas que supere la inflación. Si bien la Unión del Personal Civil de la Nación, UPCN, que dirige Andrés Rodríguez, está encolumnada con el gobierno nacional, en las provincias puede haber una mayor presión –y concesión– para asegurar resultados en las elecciones por distritos de 2015.

El año pasado, a nivel nacional, UPCN cerró una paritaria del 28,15% que, según denuncia el otro gremio de estatales, ATE, implicó una pérdida del 7,6% en el salario real, de acuerdo con un informe de la Junta Interna de ATE del Ministerio de Economía.

Según el mismo Rodríguez, que esta semana reconoció que el Gobierno fija techos a las paritarias, el año pasado la inflación cerró cuatro puntos por arriba del acuerdo que él mismo rubricó, por lo que este año espera “dos o tres puntos de recomposición”.

Construcción. Uno de los sectores que pueden esperanzarse con una mejora son los obreros de la construcción. “La actividad en el sector está repuntando”, destacó Spotorno. Según el Indec, en el primer trimestre del año creció 5,3% debido a la obra pública y el sector petrolero.

Por su importancia en la construcción de edificios y caminos en un año de elecciones se prevé que el Gobierno buscará desactivar cualquier frente de conflicto por ese lado, como ayer lo intentó con los aceiteros, un sector clave para las exportaciones y, por lo tanto, para el ingreso de dólares. Para Gerardo Martínez, titular de la Uocra, la suba debe estar en línea con lo acordado el año pasado, por lo que debería cerrar en el 30%, también con la necesidad de “recuperar un par de puntos” de los perdidos el año pasado.

Autos y metalúrgicas. La contraposición entre el 32% que reclama Antonio Caló para la Unión Obrera Metalúrgica y el 22% que están dispuestos a otorgar los metalmecánicos marca una brecha difícil de cerrar en un contexto en el que para Caló hay intereses políticos en el medio –mientras negocia con Hugo Moyano la reunificación de las CGT– y los empresarios aducen que el sector está golpeado por la caída del sector automotor, con caídas del 10% en producción en abril, del 25% en exportaciones y del 10% en ventas al mercado interno contra la baja base de comparación del mismo mes del año anterior.

Los gremios del sector automotor como Smata, en tanto, negociaron una suba trimestral para ganar tiempo en medio de las suspensiones y la reducción de turnos de producción de las automotrices.

Bancos. En el sector bancario, uno de los grandes ganadores del modelo kirchnerista, el martes habrá paro en reclamo de un aumento salarial que para el titular del gremio, Sergio Palazzo, también apunta al 30%. Las cámaras aducen que el sector perdió rentabilidad. “Su utilidad neta aumentó 80%”, dice el diputado Claudio Lozano. Según Economía y Regiones, la actividd muestra una caída del 10%.

Comercio. Una de las paritarias que se consideran guía para el resto de las actividades es Comercio, donde surgió la polémica por el techo que intenta poner el Gobierno, que no avaló un primer acuerdo del 30%. Por eso el titular del Sindicato de Empleados de Comercio, Armando Cavalieri, anunció una marcha para el próximo jueves para que Trabajo homologue el acuerdo al que ya se arribó según el dirigente.

Camioneros y petroleros.Otros sectores como camioneros y petroleros encaran también sus paritarias. El sindicato moyanista reclama una suba del 33%. La patronal espera que las negociciones arranquen en dos semanas, aunque en los próximos días habrá reuniones preliminares.

En el caso de los petroleros, la caída del precio del crudo llevó a las refinerías a señalar que eso reducía las posibilidades de un aumento. “Pero los precios internos no bajaron y el aumento de la nafta les da aire para sostener salarios”, analizó Spotorno, que de todas formas detalló que los sueldos son altos y también tienen margen para ceder.

Fuera de los que tienen representación sindical, los cuentapropistas fueron los que más perdieron el año pasado: -10,7% en términos reales.

Caló: “Techo no tengo”

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y titular de la CGT oficialista, Antonio Caló, negó hoy que el Gobierno les haya impuesto un límite a las negociaciones salariales, ratificó su amenaza de llamar a un paro de 36 horas y advirtió: “El techo me lo ponen los trabajadores”.

Techo no tengo, a lo mejor me interpretaron mal, dije que me enteré por los diarios. A mí nadie me pone techo, el techo me lo ponen los trabajadores”, señaló el dirigente antes de ingresar a la reunión de la cúpula del Partido Justicialista que se realizaba esta mañana en Parque Norte, en el barrio porteño de Núñez.

Caló rechazó la oferta de los empresarios “del 22% de aumento en dos tramos”. “Si ponemos el porcentaje del mínimo garantizado al mínimo que estamos pidiendo, es del 32%. Asusta el porcentaje, pero el compañero se lleva 10.500 pesos”, dijo.

Por Patricia Valli.

Esta nota fue publicada en la Edición Impresa del Diario Perfil.

Archivado en: , , ,

 

 

2 pensamientos en “Todos ceden: paritarias no recomponen salarios y reducen ganancia empresarial”

  1. Los caudillos en cambio, los ambiciosos, no tienen doctrina porque no tienen otra conducta que su egoísmo.
    Hay que buscarlos y marcarlos a fuego para que nunca se conviertan en dueños de vida y haciendas del pueblo.
    Yo los he conocido de cerca y de frente; y algunas veces incluso me han engañado, por lo menos momentáneamente.
    Hay que identificarlos… Hay que destruirlos.
    La causa del pueblo exige nada más que hombres del pueblo que trabajan para el pueblo, no para ellos.
    En esto se distinguen los ambiciosos; en que trabajan para ellos; nada más que para ellos.
    Nunca buscan la felicidad del pueblo; siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto.
    El dinero, el poder y los honores son las tres grandes “causas” los tres “ideales” de todos los ambiciosos.
    No he conocido ningún ambicioso que no buscase alguna de estas tres cosas…
    O las tres al mismo tiempo.
    Los pueblos deben cuidar a los hombres que eligen para hacer sus destinos…
    Y deben rechazarlos y destruirlos cuando los vean sedientos de riqueza, de poder o de honores.
    La sed de riquezas es fácil de ver.
    Es lo primero que aparece a la vista de todos.
    Sobre todo a los dirigentes sindicales hay que cuidarlos mucho.
    Se marean también ellos y no hay que olvidar que cuando un político se deja dominar por la ambición es nada más que un ambicioso; pero cuando un dirigente sindical se entrega al deseo de dinero, de poder o de honores, es un traidor y merece ser castigado como un traidor.
    El poder y los honores seducen también intensamente a los hombres y los hacen ambiciosos…
    Empiezan a trabajar para ellos y se olvidan del pueblo.
    Esta es la única manera de identificarlos… y el pueblo tiene que conocerlos y destruirlos.
    Solamente así, los pueblos serán libres… porque todo ambicioso es un prepotente capaz de convertirse en un tirano.
    ¡Hay que cuidarse de ellos como del diablo!

    EVA PERÓN

  2. TODOS CEDEN ((TODOS = GREMIALISTAS )) ¿¿¿¿ QUIEN ELIGE A LOS GREMIALISTAS, Y QUIENES ELIGIERON A KRISTINA ???? ……..NO SE QUEJEN MUCHACHOS ……… USTEDES ELIGIERON ASI, A JODERSE

Los comentarios están cerrados.