FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

26/12/2019

IMPSA logró prorrogar el pago de su deuda

Ya acordó con el 65% de los acreedores que integran un fideicomiso. La extensión es hasta el 31 de diciembre de 2020.
Una turbina fabricada por IMPSA, en su época de apogeo.

El grupo IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona S.A.), que pertenecía a Enrique Pescarmona, firmó un acuerdo con los principales controladores del fideicomiso que posee en 65% de las acciones de la compañía para extender el período de gracia para «el pago de intereses y otras sumas adeudadas bajo los Nuevos Instrumentos de Deuda hasta el 30 de diciembre de 2020», según informó la firma. También expresó su intención de extender este acuerdo al resto de sus acreedores por un Acuerdo Preventivo Extrajudicial, que ya presentó ante la Justicia.

Actualmente, los accionista de IMPSA son los Original Shareholders´ Equity Trust, con el 35% e IMPSA Equity Trust, con el 65%.

El objetivo de este pedido de extensión es que la empresa pueda focalizarse en sus negocios y en su crecimiento a nivel internacional y así «mantener el rol que ha ocupado durante décadas a la vanguardia del desarrollo tecnológico mundial en materia de energía hidroeléctrica, nuclear y otras energías renovables y, asimismo, posibilitar la concreción de un proceso ordenado de búsqueda de inversores, tal como se acordó en la reestructuración de deuda completada en abril de 2018. A tales efectos, se designó a Colombus Zuma como asesor financiero».

En este sentido, Fabián D’Aiello, responsable de Relaciones con el Mercado de IMPSA, destacó: “Agradecemos el apoyo y la confianza de nuestros acreedores, que acompañan así a la empresa en esta nueva etapa que inició en 2018 y a partir de la cual reestructuró su deuda, cambió sus accionistas contratantes, su directorio y su management, implementó nuevas y mejores políticas de integridad y control, logró mantener a su equipo (protegiendo así el know-how que le permitió convertirse en una empresa argentina líder mundial en sus mercados y productos), y logró continuar operando y compitiendo con éxito durante los casi cuatro años que duró su proceso de reestructuración y en la compleja coyuntura económica que debió enfrentar el país desde mediados de 2018”.

El fideicomiso que tiene el 65% de las acciones está bajo control de inversores institucionales del exterior (Banco Interamericano de Desarrollo – BID, ExportDevelopmentCanada y bonistas internacionales entre otros) y nacionales (Banco de la Nación Argentina – BNA, BICE, obligacionistas, entre los principales).

Archivado en: , , ,