FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

20/01/2020

Qué esperan los empresarios del nuevo gobierno

Por Claudio Celano Gómez /Rubén Cherñajovsky, fundador del Grupo Newsan, tiene buenas expectativas con el presidente Alberto Fernández. Qué pasará con el consumo.
Rubén Cherñajovsky, chairman y fundador del Grupo Newsan.

Las palabras de Rubén Cherñajovsky nunca pasan desapercibidas. No sólo por ser uno de los empresarios más importantes del país, sino también porque es uno de los referentes en el sector de los electrodomésticos y la electrónica, y porque desde hace unos años también lo es en la exportación de mariscos. Además, inició su camino en el mundo de las energías renovables luego de asociarse con una de las compañías internacionales más importantes en ese rubro.

Sus opiniones tienen tanto valor que fue uno de los primeros hombres de negocios en reunirse con Alberto Fernández antes de que asumiera el 10 de diciembre. En esa charla, que Cherñajovsky definió como “cercana, calidad y fructífera”, el tema principal fue el de cómo recuperar los puestos de trabajo que Newsan perdió durante los cuatro años del gobierno de Macri. “En total fueron cerca de 3.000 puestos”, reconoce el fundador y máximo accionista de Newsan en su entrevista con Fortuna. Pero también dialogaron acerca de cómo volver a incentivar la producción nacional y el consumo. “Yo manifesté mi opinión acerca de uno de los mayores problemas que tiene nuestro país: Argentina necesita políticas de estado de mediano y largo plazo. Esto es clave no solo para nosotros, sino para todos los empresarios, porque no podemos estar abriendo y cerrando fábricas, sacando y tomando gente, porque así no se hace el proceso de eficientización que se necesita para tener la escala necesaria para ser competitivos y pensar en exportar. Para la industria es clave tener proyectos de mediano y largo plazo”, cuenta Cherñajovsky, chairman y fundador de Newsan, que en 2018 tuvo ventas por u$s 1.396 millones y en el primer semestre de 2019 había caído un 49%. “A partir de agosto y septiembre los números empezaron a mejorar, pero todavía estamos cerrando los números del año pasado. Pero ahora, con un nuevo gobierno, la expectativa es otra”, opina.

Fortuna: ¿Cuál es la expectativa que tiene con el gobierno de Alberto Fernández?

Cherñajovsky: En primer lugar, que genere confianza. Esta es una condición indispensable para que la gente invierta, consuma y esté más positiva, porque se viene de momentos en que la actitud que uno veía era conservadora y temerosa a partir de la sucesión de devaluaciones y ajustes. Este cambio de actitud es necesario y creo que ocurrirá si es que se logra generar un plan económico consistente y una renegociación de la deuda acorde que permita empezar un ciclo económico diferente. También creemos que habrá políticas más cuidadosas de la industria nacional y de las fuentes de trabajo. Tenemos expectativas de que algunas cosas que consideramos erradas van a ser corregidas.

Fortuna: ¿A su modo de ver cuáles fueron las políticas erradas de la administración de Macri?

Cherñajovsky: Hubo algunas aperturas inconsistentes que incluso discutimos en ese momento con el gobierno. Un ejemplo claro y puntual fue el de las computadoras, donde se perdieron 7.000 puestos de trabajo de manera innecesaria porque no produjo ninguno de los frutos que ellos esperaban respecto a la baja de precios y al aumento de consumo de computadoras. Incluso, se vendieron menos. Nosotros, por ejemplo, tuvimos que cerrar la planta de pequeños electrodomésticos en Campana y por suerte pudimos reconvertirla en una planta de energía eólica. Pero la ocupación es de una cuarta parte de la gente. Nosotros hemos podido continuar con el negocio con productos importados, pero la pérdida de puestos de trabajo no se recuperó.

Fortuna: En este sentido, ¿usted cree que se volverá a un modelo de producción nacional?

Cherñajovsky: Espero que sea un gobierno que favorezca la industria nacional, pero esperamos también que no cierre la economía por completo como ha pasado en otras oportunidades. Es fundamental que busque un equilibrio respecto a la industria.

Fortuna: Apelando a su experiencia, ¿cuál cree que fue el principal error de Macri?

Cherñajovsky: No es lo mismo analizar las cosas cuando empieza un ciclo que con el diario del lunes. Es fácil evaluarlo al final. Creo que ha habido aciertos en su política. En la Argentina hace falta una evolución en ciertos elementos de nuestra estructura económica y muchos de ellos son a los que él apuntaba, pero también hubo desaciertos en sus decisiones económicas. Por un lado, la liberalización del tipo de cambio en cuanto asumieron pensando que los productos estaban a un tipo de cambio libre, y esto fue un error. Un segundo error fue la política monetaria del Banco Central desconectada de una política fiscal de ajuste. Hoy, es evidente que esto fue un factor disparador del costo que pagamos en la tasa de interés respecto a las reservas, que no tenían un plazo en que debían quedarse en el país. El ingreso y egresos de divisas de manera descontrolada pagando por eso tasas de intereses tan positivas en pesos fue un problema. Esto nos costó miles de millones de dólares. Y, también hubo factores externos que no contribuyeron pero en lo que se refiere a su política de apertura, la verdad es que no me parece que haya sido inteligente porque regaló muchos puestos de trabajo a cambio de nada.

Fortuna: ¿Cómo vivó la reunión con Alberto Fernández y cuáles son las preocupaciones que él le manifestó que tiene?

Cherñajovsky: Yo no lo conocía personalmente, pero me encontré con una persona con la que se podía hablar y que podía escuchar. Me pude comunicar con Alberto, con el grado de sencillez y humildad que yo considero es necesaria para ejercer la función de presidente. No vi una persona que piensa que sabe todo y que no escucha. Al mismo tiempo, con una persona sólida, consistente e intelectualmente segura. En segundo lugar lo vi muy seguro del proyecto que quiere llevar adelante y conocedor de los problemas con los que se iba a encontrar.

Fortuna: Dentro de ese proyecto que quiere llevar adelante, ¿la reactivación del consumo es uno de ellos? ¿Cómo cree que lo llevará a cabo?

Cherñajovsky: Un consumo más alto del que teníamos sin duda creo que será parte del modelo económico. No creo que volvamos al consumo del año 2015, porque no tenemos los dólares con qué sostenerlo, además de que en ese entonces estaba potenciado un poco artificialmente por una serie de elementos. Las claves para impulsar este consumo son tener un plan económico consistente que esté acompañado por una refinanciación de la deuda de manera adecuada, sino no vamos a tener los dólares para sostener ese consumo. Cuando aumenta el consumo interno aumenta el consumo de divisas. Esto es automático porque se necesitan dólares, ya sea para los insumos para fabricar como para los productos terminados.

Fortuna: ¿Cuál de estos elementos viene primero? ¿Refinanciar la deuda, un plan económico o ir potenciando el consumo, porque pareciera que todo junto es difícil?

Cherñajovsky: Estos elementos son solo una parte del plan económico, que también debe contemplar otras variables como el nivel de gasto público, el déficit fiscal, una disminución de la inflación, y por sobre todas las cosas, ir generando confianza tanto en los actores externos como en los internos. Desde mi punto de vista es clave las señales que dé el gobierno para que se produzca un cambio de ciclo en el comportamiento de los actores, y que sea diferente a los últimos meses de 2019, que fue de preservación y de pasar el momento.

Fortuna: Nuevamente, habla de confianza. Pareciera ser fácil de destruirla, pero difícil de construirla, pensando en que al principio parecía que Macri iba en ese camino y luego terminó mal. Y Fernández tiene la tarea de refinanciar una deuda pública importante, y esto puede ir contra la generación de esa confianza. ¿Cómo lo analiza usted?

Cherñajovsky: Argentina no tiene un problema de solvencia, sino un problema de tamaño de la deuda en relación a un producto bruto que está seriamente disminuido por las condiciones del plan económico previo y su recesión. Si logramos volver a crecer, y no digo a tasas chinas, sino a un 3% anual durante varios años en forma sostenida, la deuda es perfectamente manejable. Los países no pagan sus deudas, sino que las refinancian. Para hacer esto necesitamos estar en los mercados, y para esto es necesario tener confianza, y para tener confianza hay que tener un plan económico consistente. Es un círculo virtuoso. Y creo que en esto de la confianza y la desconfianza el reto que tiene Fernández es el de ver si podrá corregir o modificar las variables económicas que no funcionaron del gobierno kirchnerista, si él va a poder o no concentrar el poder y darle una dinámica económica consistente al país. Mi interpretación es que sí, que lo hará y que va a liderar este proceso de una manera consistente y generará confianza política y un plan macro que muestre consistencias en el corto, mediano y largo plazo.

Fortuna: Muchos empresarios esperaban que Macri haga las reformas que nadie se había animado a hacer, que son la laboral, previsional e impositiva. Eso no sucedió. ¿Cree que son necesarias para que el país empiece a crecer por varios años?

Cherñajovsky: Esto de las reformas empieza un paso antes. Argentina tiene que ir a un proceso de equilibrio fiscal que nos permita ser consistentes y para esto hay que hacer la cuenta de cuánto podemos gastar y cuánto necesitamos de ingreso. Tenemos que hacer crecer la economía para aumentar los ingresos y ajustar el gasto público para llegar ese objetivo de equilibrio fiscal. Para lograr esto se necesita crecimiento y ajustes, las dos cosas al mismo tiempo. Para crecer se necesita aumentar las ventas al exterior, y para esto hay que estar en los mercados y que nos presten plata para seguir abasteciendo el desarrollo. Hay aspectos en nuestras características que son particulares, como las leyes laborales y el uso que se les da a estas leyes por parte de algunos sectores. Porque, al final y al cabo, este costo laboral se traslada a precios, como también el costo impositivo tan elevado está trasladado a los precios. Estas dos realidades, por ejemplo, hace que debamos estar cerrados en un alto grado para poder pagar esos impuestos y ese costo argentino. Esta es una situación conocida por todos y es lo que justamente un plan económico debería apuntar a resolver. Tenemos que entender que alguna cosa estamos haciendo mal, sino no nos iría como nos va.

Fortuna: Por último, ¿qué opinión tiene respecto del acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, porque esto podría ir contra la producción nacional, pero el ir para atrás generaría mayor desconfianza?

Cherñajovsky: No tenemos en claro cuáles son los acuerdos, porque todavía no están, y hay países que los están rechazando. En la medida en que nosotros queramos un país integrado al mundo todos estos acuerdos deberían ser auspiciosos y positivos en la medida en que podamos seguir cuidando las industrias que queremos tener. Pero previamente a eso lo que tenemos que definir es qué queremos hacer como país. Para no hablar de mi rubro. ¿Queremos fabricar autos o no? ¿Queremos ser como Australia que no fabrica autos y está integrado al mundo o queremos potenciar nuestra fabricación de autos? Si queremos hacerlos vamos a tener que buscar acuerdos y proteger esta industria. Y es así con cada sector. Hay que definir qué estrategia queremos tener como país y esto lo debemos hacer entre todos.

Archivado en: , , , , ,

 

 

Deja un comentario