FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

17/02/2020

Cómo hacer que lleguen las inversiones

Por Ricardo Hausman / Los gobiernos deben ir más allá de garantizar la paz, impuestos razonables y una administración tolerable de la justicia.
Vaca Muerta. El gran reservorio de gas y petróleo no convencionales de un gobierno muy activo.

La escena es muy familiar. Un gobierno reformista quiere impulsar el crecimiento económico y el empleo implementando reformas de mercado destinadas a lograr que el país se vuelva más atractivo a los inversionistas (muchas veces extranjeros). Los responsables de las políticas entienden que estos inversores tienen el dominio tecnológico, la capacidad organizacional y el acceso a mercados que el país necesita desesperadamente. Se crean comisiones para mejorar el desempeño del país en el índice Doing Business del Banco Mundial, el Informe de Competitividad Global del Foro Económico Mundial o en otros de los certámenes de belleza promovidos por un inmenso conjunto de rankings internacionales.

El gobierno reformista supera las extenuantes peleas con los legisladores y la sociedad civil, que lo acusan de anteponer los intereses de los inversionistas a los de su propio pueblo. Pero, con perseverancia, adopta con éxito reformas que mejoran los rankings del país y recibe una cobertura elogiosa en la prensa internacional. La impresión que el mundo experto tiene del país (y hasta de los gestores de dinero) cambia significativamente para mejor. Y luego el gobierno espera que llegue la inversión extranjera. Y espera. Y, como en la famosa obra de Samuel Beckett, las inversiones, al igual que Godot, nunca aparecen.

Para evitar este atolladero, los gobiernos necesitan capacidades de organización que vayan más allá de la máxima de Adam Smith de que no tienen más que garantizar “la paz, impuestos razonables y una administración tolerable de la justicia”. Por lo menos, tienen que hacer tres cosas más.

Primero, el gobierno necesita interactuar con las actividades económicas existentes para identificar qué puede hacer para mejorar su productividad, ya sea cambiando reglas, infraestructura u otros bienes y servicios ofrecidos por el estado. Estas interacciones tienen que estar bien focalizadas, por lo general a lo largo de cadenas de valor, para permitir la identificación de problemas suficientemente detallados. Por esta razón, los ministerios de Economía deben organizar muchas de estas interacciones, como sucede con los consejos de deliberación que empezaron hace más de un siglo en Japón y que han sido emulados en otras partes. Hay más de 200 consejos de este tipo en Japón, inclusive hasta para la lucha de sumo.

Segundo, el gobierno debería movilizar a la sociedad y a las empresas nacionales y extranjeras para explorar el “adyacente posible”: las actividades que no existen, pero para las que prácticamente está casi todo el ecosistema requerido. Esto exige que personas dentro y fuera del gobierno imaginen lo que no existe, descifren lo que hace falta para establecerlo y determinen si sería tanto factible como valioso para la sociedad. Este proceso exploratorio es costoso y riesgoso, aunque avances recientes como el Atlas de Complejidad Económica lo vuelven menos impredecible, al revelar información relevante para evaluar la viabilidad y el atractivo de nuevas industrias potenciales. Para implementar estas estrategias, los gobiernos tienen que reformar sus actuales agencias de promoción de la inversión, que muchas veces no hacen más que autorizar o acompañar a los inversionistas. Por el contrario, estas entidades deberían ayudar a promover la estrategia de diversificación del gobierno identificando a las empresas extranjeras que están en una industria deseada, pero todavía no en el país, formular el caso de negocio a favor de la inversión y liderar las negociaciones.

Tercero, y más polémico, los gobiernos muchas veces necesitan poseer una corporación que facilite la inversión en nuevas áreas estratégicas y gestione las actividades generadas por las inversiones estratégicas previas. Estas corporaciones se pueden crear como holdings empresariales para empresas estatales ya existentes que actualmente reportan a sus respectivos ministerios sectoriales. Estos ministerios deberían dedicarse a sus funciones regulatorias, dejando que el holding realice una supervisión financiera y operativa minuciosa y ejerza los derechos de propiedad como accionista en nombre de la sociedad. El holding también puede capitalizarse con activos que el gobierno ya posee.

Estas corporaciones deberían destinar parte de sus ganancias a actividades de pre-inversión en nuevas áreas potenciales y usar su conocimiento del país para crear empresas mixtas con firmas que tengan conocimiento de industrias específicas. De hecho, al participar con equity, la corporación puede participar en la creación de valor que generan los esfuerzos del gobierno por reparar el ecosistema. La corporación también debería explorar oportunidades de desinversión de las empresas que posee para liberar el capital necesario para promover la estrategia de diversificación económica.

La sabiduría convencional desalienta a los gobiernos a crear estas corporaciones con el argumento de que los riesgos de una mala gobernanza y de un mal desempeño son demasiado grandes. Una estrategia alternativa más útil sería desarrollar las herramientas y los mecanismos para garantizar una gobernanza que sea buena y que mejore con el tiempo. Estados financieros auditados y publicados, una alta capacidad técnica (facilitada por salarios y carreras profesionales que sean competitivos con el sector privado), consejos asesores de peso con participación extranjera y alianzas con instituciones como la Corporación Financiera Internacional (el brazo de crédito del sector privado del Banco Mundial) podrían crear el contexto apropiado para la excelencia.

Una vez que los gobiernos hayan tomado estas medidas, quizá ya no tengan que esperar por Godot. Simplemente, podrían salir a buscarlo.

*Ex ministro de Planeamiento de Venezuela, profesor en Harvard’s John F. Kennedy School of Government
*Copyright: Project Syndicate, 2020

Archivado en: , , ,