FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

09/06/2020

Quiénes son los acreedores más notables de Vicentin

Por Mario Rodríguez Muñoz / Según el Gobierno, hay unos 2.000 acreedores de la cerealera que no pueden cobrar. Los nombres más notorios que figuran en la lista.
Gustavo Grobocopatel: Los Grobo y Grobocopatel Hermanos son acreedores de Vicentin.

La lista de acreedores en pesos del Grupo Vicentin, que fue intervenida por el Estado nacional, es increíblemente larga. Allí están incluidos productores, acopiadores, corredores, bancos, empresas competidoras, de servicios varios y organismos del Estado como AFIP o DGI, entre otros. A estos se suma un grupo del exterior que conformó el Comité Ad hoc de Acreedores Privados Internacionales de la empresa.

En total, según indicó el Gobierno en el Decreto 522/2020 que publicó hoy el Boletín Oficial en el que también habla de una intervención transitoria por 60 días, los acreedores son unos 2.000 (en el mercado se habla de alrededor de 2.600).

Ver también: El Gobierno Nacional oficializó la intervención de la agroexportadora Vicentin

El total de la deuda, a valor del dólar oficial, alcanza a u$s 1.350 millones. Los inversores financieros extranjeros indicaron en un comunicado que sus acreencias suman u$s 500 millones, un monto que los ubica como los mayores acreedores ya que u$s 350 millones corresponden a acopiadores, corredores y productores que vendieron sus semillas a Vicentin y no recibieron pago alguno y otros u$s 350 millones corresponden a bancos y el resto a otras compañías.

Para los expertos en valuaciones de empresas es muy difícil calcular cuánto tendrá que pagar el Estado por el Grupo Vicentin. Por un lado, porque tiene a una de sus unidades de negocios, la de cereales y oleaginosas, en convocatoria de acreedores. En otras empresas del grupo, Renova (que incluye el sector de producción, refinamiento y embotellado de aceite y producción de biodiesel y glicerina) entregó un tercio de su participación accionaria a su socia Glencore como parte de pago por deudas. La Algodonera Avellaneda tuvo en marzo problemas y debió suspender a 500 empleados. A estas firmas (una en convocatoria y, por lo tanto, sin actividad, y el resto en problemas) se suman una terminal portuaria en Rosario, producción de vinos y jugos concentrados de uva, feedlots y acopio y exportación de miel que siguieron con su actividad.

Este escenario de empresas paradas, en conflicto o en producción complica calcular el valor del Grupo, más cuando se desconoce cuánto va a generar de flujo de caja a futuro y cómo se va a recuperar la empresa.

La cerealera les debe a los bancos otros u$s 350 millones, en especial al Banco Nación, entidad con la que tiene una deuda de $ 18.182.297.617, pero también tiene préstamos sin pagar en Banco Provincia, por $ 1.814.511.396; Bradesco, $ 770.330.617; Hipotecario, $ 760.980.148; Macro, $ 653.961.519; Itaú Argentina, $ 374.522.887; BICE, $ 313.231.794, entre otros. Un acreedor llamativo es el Banco Credicoop, con el que la cerealera tiene una deuda de $ 140,15.

El grupo de acreedores internacionales indica que está formado «por seis instituciones financieras internacionales: IFC (Corporación Financiera Internacional, parte del Grupo del Banco Mundial), FMO (Banco de Desarrollo controlado por el Estado holandés), ING, Rabobank, Natixis y Credit Agricole. El objetivo del Comité, que se formó inmediatamente después del anuncio del colapso financiero de Vicentin en diciembre de 2019, es negociar conjuntamente la recuperación de los más de u$s 500 millones en préstamos otorgados a Vicentin para promover el desarrollo del sector agroexportador argentino».

Según estos acreedores, lo que se les debe representa el 40% de la deuda total, lo que los convierte en «el principal acreedor de Vicentin» y, además, en su comunicado señalan su predisposición «a entablar un diálogo constructivo con las autoridades gubernamentales relevantes para discutir la regularización de la deuda de Vicentin, lo que contribuirá a aliviar la situación financiera general de la compañía».

Si se mide la rapidez con que los acreedores van a cobrar los préstamos, hay una empresa que tiene las mayores chances. La decisión del Gobierno establece que el interventor del Grupo será Roberto Delgado y que tendrá a cargo el Fondo Fiduciario Agro Argentina, creado para manejar al Grupo Vicentin, y que tendrá como fiduciante a YPF a través de YPF Agro. La petrolera estatal está entre los acreedores con un monto de $ 5.042.270.

Otros acreedores son también empresas competidoras de Vicentin, como por ejemplo, Bunge Argentina, por casi $ 20 millones; Bunge Argitrade, $ 84 millones; Cargill, $ 288 millones; Cofco International Argentina, $ 3 millones; Cofco International Resources, $ 34.700.000; Cofco Resources, $ 15 millones; Bayer, $ 3,5 millones; BASF, $ 470 mil, y Molinos Río de la Plata, $ 655 mil.

También Vicentin tiene deuda con Grobocopatel Hermanos, $ 20,5 millones; Los Grobo, $ 2,8 millones; Maxiconsumo, $ 26,6 millones: Monsan to, $ 6,7 millones; KPMG, $ 2,6 millones; Swiss Medical, $ 6,7 millones; AFIP, $ 1.465 millones, y DGI, $ 60 millones, entre muchos otros.

Además, los dueños de Vicentin son acreedores de Vicentin. De la familia que le dio nombre al grupo figuran: Vicentin Cereales, $ 37 millones; Vicentin Fernando, $ 12 millones; Vicentin Pedro, $ 20 millones; Vicentin Rubén Darío, $ 10 millones; Vicentin Laura, $ 12 millones, y Vicentin Cecilia, $ 10,5 millones.

Del lado de los Nardelli (los otros dueños) figuran: Nardelli Sergio, $ 15,5 millones; Nardelli Estela, $ 3,5 millones; Nardelli Guillermo, $ 850 mil, y Nardelli SRL, $ 530 mil. El que se hizo más famoso de esta familia, Gustavo Nardelli, quien fue detenido en su yate por violar el aislamiento social obligatorio, no figura entre los acreedores.

Archivado en: , , , , , , , ,