FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

13/07/2020

El dueño de Aluar habla de las medidas del gobierno

Javier Madanés Quintanilla, que encabeza la empresa de aluminio y FATE, analiza la situación de sus empresas por el impacto de la pandemia.
Javier Madanés Quintanilla titular de las empresas Aluar, Fate, Hidroeléctrica Futaleufú, Transpa e Infa.

Las empresas estandartes del Grupo Madanés son Aluar (que produce aluminio) y Fate (que fabrica neumáticos), aunque en su haber haya otras como la Hidroeléctrica Futaleufú (represa que está en el río Futaleufú en el noroeste de Chubut), Transpa (transportadora de energía eléctrica), e INFA (compañía dedicada a la ingeniería, construcciones y montajes industriales). A la cabeza de este conglomerado está Javier Santiago Madanes Quintanilla, un ingeniero de 66 años egresado de la Universidad Católica local. Y como todo argentino, y más de esa edad, el empresario está muy fogueado en crisis, aunque el actual impacto económico no sólo viene de arrastre de hace años sino que ahora se agudizó con la aparición de la pandemia del coronavirus y la consecuente cuarentena.

Como es un grupo que tiene empresas distribuidas en distintos puntos del país, la actividad de cada una difiere del nivel de fase de cuarentena en que se encuentre la zona donde está cada una. «La situación difiere cada una de las plantas por el tipo de actividad y la localización. Distinto lo que está dentro del ámbito del AMBA a lo que está por ejemplo en La Patagonia. Como media, hoy la concurrencia de gente a planta está en el entorno del 50%», explicó Madanés Quintanilla.

«Para explicar un poco esto, el número es la consecuencia de sumar una serie de restricciones. La primera que se estableció fue la del distanciamiento de la gente con más de 60 años y con gente de enfermedades crónicas. A partir de ahí, está la aplicación de los protocolos que difieren de acuerdo a cada planta y ahí se va también una cantidad de asistencia muy importante que tiene que ver con el distanciamiento a la hora de trabajar, la cantidad de gente que puede transportarse por medios privados y temas que tienen que ver con las restricciones servicios varios como el comedor y los vestuarios. La consecuencia termina siendo eso, que uno hoy tiene más un problema de sistemas de trabajo que de demanda de mercado», apuntó.

Respecto de las medidas de restricción, las calificó como «convenientes» para algunos más y otros menos, mientras se mantengan, pero se mostró preocupado por cómo se puede mantener la operación hasta que termine la cuarentena. «No creo que determinadas medidas alcancen para evitar la profundización de la crisis económica, que siempre va en paralelo con una crisis social –indicó–. El gobierno ha ayudado en estos últimos tres meses en la nómina salarial, a través de estar cubriendo una determinada parte de los salarios de las empresas con cierto tipo de ecuación de apoyo que alcanza hasta los dos salarios mínimos».

En declaraciones al programa Dato sobre Dato de Radio Milenium, para Madanés este tipo de asistencia «obviamente le está generando al gobierno un problema de emisión muy serio porque al tema de tener que cubrir determinados sectores salariales, se le suma la fuerte caída a la recaudación impositiva. Estos meses que estamos transitando los estamos transitando con niveles de emisión del orden de los 150 mil millones de pesos. Que cuando lo pensamos en término del producto que Argentina tenía el año pasado, estamos hablando de números durísimos. Se abre el debate de cuánto recursos contamos y cómo salimos lo mejor posible». 

Pero advierte que es necesario determinar dónde está el problema y encontrar la solución con menos efectos secundarios posible. «Uno está muy tentado a buscar soluciones de tipo mágicas”, indicó.

Madanés Quintanilla destacó el problema de la distribución de la riqueza que «no surgió con la pandemia» y que es un tema «a nivel mundial». Para el ejecutivo, esto «tiene que ser muy bien encarado por un tema de redistribución de la creación de la riqueza y no tanto del capital existente. Va a ser muy difícil permitir un ciclo inversor que permita generar el valor que requiere la creación de riqueza y la posterior distribución. Si hay algo que vamos a estar necesitando es recomponer los activos productivos. La caída de inversión en Argentina no solo viene dada por la pandemia. Hace muchos años el país tiene niveles de inversión muy bajos. No podemos establecer barreras de capital con tanta facilidad. Sería bueno ver como otros países encaran este tema y a partir de ahí tomar las decisiones más inteligentes. Si uno se equivoca con la forma de implementar la redistribución de la riqueza, puede generar mucho más daño que bien».

En cuanto al escenario luego de que pase la crisis por el coronavirus, Madanés Quintanilla dijo que le resulta «un poco difícil poder entender lo que significa el término post pandemia» y que, si bien no es especialista en cuestiones de salud, «lo que uno percibe que tanto los tratamientos como las soluciones eventualmente definitivas al tema sanitario se van a demorar. Uno lo que escucha es que difícilmente antes de 2021 van a estar dadas las soluciones definitivas de esto. Será un período de tiempo muy largo, yo no hablaría de un programa post pandemia, trataría de hablar cuales son los temas críticos que tenemos que encarar para poder sobrevivir a esta pandemia».

“Si recorres las avenidas de Buenos Aires verás la cantidad de persianas cerradas, algunos casos sosteniendo mínimamente una esperanza con una venta a través de un mostrador en la entrada o con alguna violación de la cuarentena abriendo y cerrando una persiana, pero la media del comercio está en una situación sumamente grave. Hay muchísimas actividades que están en una actividad cercana a 0. En la industria, algunos están un poco mejor y otros un poco peor, las restricciones tocan a todo el mundo, aún con las actividades que son denominadas esenciales. Por ejemplo, en el sector alimenticio por más que se quiera estar trabajando a full tampoco se escapa a las restricciones de edad, enfermedades o a las propias restricciones de gente que cae en el proceso de la enfermedad y arrastra una cantidad de gente. En esto, en mayor o menor medida estamos todos con una problemática importante», concluyó.

Archivado en: , , , ,

 

 

Deja un comentario