FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

20/08/2020

Qué pueden hacer los bancos y empresas tras la pandemia

El encuentro fue por streaming y los expositores hablaron de la actual situación económica y cómo pueden empresas y bancos reiniciar un ciclo de crecimiento.
Moderado por Ceferino Reato, del encuentro participaron Mariano Beltrani (Banco Provincia); Pablo Moauro (ADEBA); Pablo Dragún (UIA), y Salvador Femenía (CAME).

«Bancos y empresas en la postpandemia, qué pueden aportar para reactivar el país» fue el tema del primer Coloquio de Fortuna por Streaming en el que, con Ceferino Reato (editor ejecutivo de la revista Fortuna) como moderador, expusieron Mariano Beltrani, director de Estudios Económicos y Gestión de Riesgo de Banco Provincia; Pablo Moauro, economista Jefe de ADEBA; Pablo Dragún, director del Centro de Estudios de Unión Industrial Argentina (UIA), y Salvador Femenía, Consejero Titular de CAME.

En la presentación de este coloquio, que estuvo auspiciado por el Banco Provincia, Reato destacó la juventud de los expositores y su calidad profesional. También planteó «cómo preservar el aparato productivo nacional para evitar que se destruyan empresas y empleos. Qué puede hacer cada sector», como los bancos, la industria y la PyMEs, «a partir del diagnóstico de cada uno, de sus necesidades y de los aportes que pueden hacer».

Transmisión completa del Coloquio de Fortuna

Femenia fue el primero en hablar para dar un panorama del sector PyME. Así indicó que la mayoría de las empresas del sector PyME son micro y pequeñas empresas que ya vienen padeciendo problemas económicos desde 2018.

En base a datos del Ministerio de Producción nacional, del Observatorio PyME y de la propia CAME, antes de la crisis de 2018 había 254.000 PyMEs regularizadas, que empleaban a 608.000 personas. Las micro y pequeñas empresas empleaban a 4.200.000 trabajadores de un total de 6.320.000 registrados.

Indicó que desde 2011 se mueren más empresas que las que se generan. Que el 80% de las empresas de menos de diez empleados son informales y que, por lo tanto, no tienen acceso al crédito.

Destacó que el crédito en la Argentina representa el 12% del PBI.

También señaló que por la presión fiscal, las micro y pequeñas empresas nacen en la informalidad, «quedan en ese lugar y no evolucionan».

«El 40% de las empresas no sobreviven», dijo y señaló que en la crisis de 2018, 22.000 empresas cerraron y que entre enero y marzo de 2020 bajaron la persiana 20.000 empresas.

Dragún, de la UIA, afirmó que el diagnóstico de la entidad (que incluye dentro de sus miembros a empresas grandes y a las PyMEs) es similar al de CAME.

Dijo que si bien la variedad de sus miembros, por regiones o sectores, es muy amplia y con intereses distintos, «la apuesta en común» está puesta en la importancia de consolidar el sector productivo en general.

El representante de los bancos nacionales, Moauro señaló que «la situación desde que comenzó la pandemia se complicó, pero los bancos, que son servicios esenciales, se han amoldado rápidamente».

Aseguró que si hubiesen cerrado, «todo hubiera sido peor» y destacío las medidas que fueron tomando para evitar que sus clientes se vean seriamente perjudicados.

«Totamos medidas de alivio financiero –indicó–. Pospusimos el vencimiento de pagos de todos los créditos. Para las tarjetas de crédito dimos tres meses de gracia y financiamiento. Del 2 de marzo al 24 de agosto, los préstamos comerciales crecieron como nunca antes: un 60%. Y totalizaron $ 320.000 millones».

Moauro enunció también dos líneas a tasas blandas para MiPyMEs con tres meses de gracia y garantía Fogar y créditos a tasa 0% para monostributistas y autónomos.

También hizo hincapié en la inclusión financiera ya que, aseguró, que el IFE hizo que 2 millones de personas más se incorporaran al sistema bancario y que, desde que comenzó la pandemia, se abrieron 5 millones de cajas de ahorro.

Mariano Beltrani explicó que el Banco Provincia llevó adelante dos bloques de medidas: una, que acompañó las decisiones del Banco Central, y otra que fueron las medidas específicas que tomó el mismo Banco Provincia.

En el primer caso, se ofrecieron créditos al 24% para capital de trabajo, que recibieron desde que comenzó la pandemia 4.800 empresas por un total de $ 11.300 millones. La línea para el pago de haberes con tasa del 24% que se otorgó a 1.000 clientes por un total de $ 1.600 millones. Y descubiertos para PyMEs por $ 5.700 millones.

En cuanto a las medidas propias, Beltrani indicó el descubierto en cuenta corriente desde el 26 de marzo con tasa del 24%; acompaañamiento de empresas con problemas provocados por la pandemia.

Detealló las líneas de crédito propias del banco para el Programa de Asistencia a los sectores afectados por la pandemia por iniciativa del gobierno provincial. Las tarjetas para comprar bienes de capital, materiales, bienes y servicios.

Y destacó la billetera virtual del banco que este año más de 2 millones de personas le dieron el alta con la cuenta DNI.

¿Qué camino conviene elegir?

Frente a la disyuntiva que tiene por un lado a las empresas que necesitan créditos y a la necesidad de los bancos de contar con más garantías, ¿qué se puede hacer?

Dragún, director del Centro de Estudios de la UIA, dijo que «es un problema que venimos charlando desde que empezó la pandemia. Es un problema estructural de Argentina. Acá hay un Banco Central con menos margen de maniobra, con un contexto de negociación de la deuda y por otro lado con muchísima liquidez y un sector productivo que no está acostumbrado a pedir créditos».

Señaló que los bancos deberían mirar más el sector privado y no tanto el público y darle más liquidez a los activos de la vida real. «No sirve estar detrás de los acontecimientos sino preverlos», dijo.

Para Mariano Beltrani, director de Estudios Económicos y Gestión de Riesgo de Banco Provincia, hay dos cuestiones respecto a los problemas de la falta de crédito.

«Por un lado, están los motivos macroeconómicos. Es un problema recurrente en la economía argentina para tomar decisiones de largo plazo para los que damos financiamiento», señaló.

«Y, por otro, hay una cuestión de cuál es la política que impulsa el gobierno nacional y la decisión de política de cfrédito que toma cada banco privado y público», explicó al tiempo que agregó: «La banca pública debe asistir al sector productivo cuando el resto no quiere asistirlo. Es importante esa asistencia y al empleo».

Moauro destacó que «los bancos privados también han sido líderes a la hora de prestar al 24%. Toda la banca se ha adaptado a la situación. La meta es bancarizar con inclusión financiera».

Pero también señaló que «la macroeconomía no ayuda. Se necesita una moneda estable».

Moauro advirtió que «no todas las empresas están en blanco y eso se debe en parte a las regulaciones que incentivan que la empresa esté fuera del sistema. Hoy se premia más a quien se mueve en efectivo que a quien hace una transferencia».

«Somos pro depósitos en el sistema financiero. Para que haya más crédito tiene que haber más depósitos», aseguró.

Por su parte, Femenia, de CAME, informó que «todo tiene que ver con todo. Los desequilibrios macroeconómicos, la falta de ahorro, de crédito… La informalidad se da por la presión impositiva, por eso el sector informal es cada vez más grande».

Conclusiones

Tras estos panoramas expresados por los expositores, como conclusión, Moauro quiso dar un ejemplo más esperanzador. «Es cierto que se rompió la cadena de pagos. Es cierto quqe los cheques rechazados se dispararon en abril. El promedio era del 8,8% en montos. Antes de la pandemia, ese promedio era de 1,3%. En julio, el promedio estuvo entre 1,5 y 1,6. Fue bajando mes a mes. La fuente de estos datos es el Banco Central. O sea que la cadena de pagos no está tan rota».

Femenía advirtió que «la pandemia expuso un montón de problemas estructurales que comprometen el crecimiento. Hay que salir de ese problema. Las PyMEs son el sector más dinámico de la economía. Tienen gran potencial para salir».

Indicó que para eso se necesita bajar la carga fiscal y facilitar el acceso de los tipos de crédito. «Estamos atrasados en la incorporación de tecnología», agregó.

Respecto a la tecnología, Beltrani destacó la inclusión financiera lograda por el Banco Provincia y señaló que estas herramientas digitales «deben quedar a futuro para dar acceso a la población en general al sistema financiero».

Archivado en: , , , , , ,