FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Columnista

07/05/2015

Reservas, dólar ahorro y la vuelta al 1 a 1

En el mes de abril se vendieron casi 500 millones de dólares a través del dólar ahorro, en lo que fue el cuarto mes consecutivo en que se quiebra el récord. Desde que se implementó la venta de dólar “ahorro”, ya se llevan vendidos casi 5 mil millones de dólares, igual al aumento de reservas […]

En el mes de abril se vendieron casi 500 millones de dólares a través del dólar ahorro, en lo que fue el cuarto mes consecutivo en que se quiebra el récord. Desde que se implementó la venta de dólar “ahorro”, ya se llevan vendidos casi 5 mil millones de dólares, igual al aumento de reservas para ese periodo.

El gobierno Kirchnerista se encuentra, otra vez, ante la contradicción entre relato y realidad. Fuera de todo progresismo, el gobierno está llevando a cabo una política cambiaria altamente regresiva. La idea detrás del dólar ahorro es simple: solo podrán mantener su nivel de poder adquisitivo aquellos que mayores ingresos perciben.

Ante una cada vez menor demanda de pesos, la gente se vuelca al dólar, lo que genera presión a que el precio de éste (el tipo de cambio) incremente. Si hubiera dólares para comprar, esto no sucedería ya que, el que quisiera comprar, compraría. Sin embargo, los actuales problemas cambiarios generan que haya muchas personas queriendo comprar dólares y pocos dólares para comprar. Como solución, el gobierno optó por permitir la compra de dólares solo a quienes “tengan capacidad de ahorro”, como si fuera algo posible de saber quién ahorra y cómo ahorra. Así, quienes perciban ingresos por encima de un cierto monto (al principio era 7.200, que en septiembre de 2014 pasó $8.800 y en enero aumentó a $9.432), podrán comprar hasta el 20% de su sueldo en dólares.

Lo curioso es que, según INDEC, tan solo el 10% de los trabajadores registrados perciben ingresos mayores al monto requerido. Es decir, solo se permite que el 10% de mayores ingresos ahorre en dólares mientras que el 90% de los trabajadores deben ahorrar –si cabe la palabra- en pesos. De aquí se desprende porqué el consumo estuvo en niveles tan altos a lo largo de la década: Falta de opciones de inversión y estímulos al consumo. Por otro lado, la inversión ha sido, históricamente, alrededor del 20% del PBI en Argentina por lo que el hecho de permitir un ahorro de 20% es coherente con las costumbres. Sin embargo, asumir que solo el 10% más rico ahorrará en esa proporción es digno de los teóricos de la Teoría del Derrame tan denostada por Kicillof.

graf1

Por otro lado, más allá de lo perjudicial que es esta medida, tal como está, para el cuidado del poder adquisitivo, hay otros aspectos que también resultan contradictorios. El primero es el de atentar contra la estructura productiva local al restringir las importaciones, sabiendo que la industria funciona con bienes de capital importados. El segundo es cómo se incentiva la bicicleta financiera y el mercado del dólar blue.

En cuanto a la estructura productiva, en un artículo anterior hice referencia a la problemática actual del sector industrial, en clara decadencia desde hace unos años. Parte de las causas provienen de la falta de bienes de capital, que es consecuencia de la restricción a las importaciones que vino a tapar el atraso cambiario producto de la inflación que resultó de una mala administración de los recursos y erróneas políticas económicas. Todo tiene que ver con todo.

Por el lado de la bicicleta financiera y el blue, un trabajador que percibe $10.000 en mano puede aumentar sus ingresos en casi un 10% solo mediante comprar al tipo de cambio oficial y vender al blue. Sale del banco donde compró y lo vende en una cueva. Aunque ilegal, sucede. Así, aumenta la oferta de dólar en el mercado paralelo, lo que permite que su precio no despegue, tal como viene pasando en el último tiempo: Uno de los objetivos del dólar ahorro era calmar la demanda del blue y estabilizar el mercado cambiario a partir de una calma forzosa.

graf2

Sin embargo, esto último tiene consecuencias: Desde enero de 2014, la relación entre el aumento de reservas y el dólar ahorro es de 1 a 1: las reservas aumentaron en 5 mil millones de dólares y la venta de dólar ahorro fue de 4,8 mil millones de dólares. Es decir, por cada dos dólares que entraban a las reservas, uno se va a la venta de dólar ahorro (luego al blue) y el otro va a fortalecer las reservas, importaciones de capital o pago de deuda. Si nos vamos a marzo de este año, la venta total de dólar ahorro es casi el doble de lo que aumentaron las reservas en igual periodo. Es decir, el aumento de reservas de abril, financiado con deuda soberana y por YPF, permitió que el aumento de reservas equiparara a la venta de dólar.

En conclusión, el dólar ahorro es una política altamente regresiva que vino a solucionar los problemas cambiarios con un costo muy alto. La compra de moneda extranjera no es el problema, ésta debería ser libre. El problema es que, a medida que pasa el tiempo y se agregan problemas, no quedan soluciones simples. Entonces, como un control lleva a otro control, hoy nos encontramos con que el 50% de las reservas nuevas van a calmar al dólar blue. A futuro, restan resolver la inflación y la mala administración ya que, si no se resuelven, no se podrá eliminar el cepo debido a la falta de un plan integral.

 

———

Federico-RoucoFederico Rouco es Licenciado en Economía de la UCA y de la University of Leeds, Reino Unido. Es analista económico de la Fundación Libertad y Progreso. Twitter: @fgrouco

 

 

7 pensamientos en “Reservas, dólar ahorro y la vuelta al 1 a 1”

  1. reiteradas veces me prente en el ministerio por el tema,pero ???
    luis osorio can pte nación -unen

  2. Esta nota es contradictoria. Argumenta que hay demasiada compra de dolar ahorro, pero al mismo tiempo que debe liberarse. En efecto, no propone ideas ni discute mecanismos alrernativos.

  3. Juan Totín Fraire

    Los análisis de esta gente siempre son contradictorios.

    «Si hubiera dólares para comprar, esto no sucedería ya que, el que quisiera comprar, compraría.»

    Es una afirmación errónea por donde la mires, (más allá de que no estoy de acuerdo con las restricciones o cepo que desnudan un fallo grosero de un modelo terminado), porque por un lado afirma que el que compra «dolar ahorro» lo vende en el mercado Blue, y por lo tanto resulta más obvio que el que quiera comprar dólares lo puede adquirir del mismo modo sin restricciones pagando la diferencia.

    Por otro lado las «soluciones» de un neocon siempre son dignas de Groucho Marx, por ejemplo estudiate la respuesta neoliberal al problema de la concentración económica que sus mismas políticas ocasionan, la denominada «Teoría del derrame» o «Trickle-down effect» y tratá de no revolcarte por el piso de la risa.

  4. Hay que identificarlos… Hay que destruirlos.
    La causa del pueblo exige nada más que hombres del pueblo que trabajan para el pueblo, no para ellos.
    En esto se distinguen los ambiciosos; en que trabajan para ellos; nada más que para ellos.
    Nunca buscan la felicidad del pueblo; siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto.
    El dinero, el poder y los honores son las tres grandes “causas” los tres “ideales” de todos los ambiciosos.
    No he conocido ningún ambicioso que no buscase alguna de estas tres cosas…
    O las tres al mismo tiempo.
    Los pueblos deben cuidar a los hombres que eligen para hacer sus destinos…
    Y deben rechazarlos y destruirlos cuando los vean sedientos de riqueza, de poder o de honores.
    La sed de riquezas es fácil de ver.
    Es lo primero que aparece a la vista de todos.
    Sobre todo a los dirigentes sindicales hay que cuidarlos mucho.
    Se marean también ellos y no hay que olvidar que cuando un político se deja dominar por la ambición es nada más que un ambicioso; pero cuando un dirigente sindical se entrega al deseo de dinero, de poder o de honores, es un traidor y merece ser castigado como un traidor.
    El poder y los honores seducen también intensamente a los hombres y los hacen ambiciosos…
    Empiezan a trabajar para ellos y se olvidan del pueblo.
    Esta es la única manera de identificarlos… y el pueblo tiene que conocerlos y destruirlos.
    Solamente así, los pueblos serán libres… porque todo ambicioso es un prepotente capaz de convertirse en un tirano.
    ¡Hay que cuidarse de ellos como del diablo!

    EVA PERÓN

  5. El principal mecanismo alternativo es generar oportunidades de inversión en pesos, que desincentiven la compra de dólar ahorro y dejen de presionar el tipo de cambio y la inflación.
    Al no hacerlo, las personas de mayores ingresos pueden comprar dólares en blanco, protegiendose de la inflación. Los que menos ingresos perciben, deben seguir perdiendo poder adquisitivo día a día.
    Se pueden adquirir dólares pagando la diferencia, pero en el mercado ilegal. Es decir, es tan simple como decir que cualquiera puede conseguir lo que sea en un mercado negro. No debería pasar eso, ya que promueve los mercados ilegales.
    Por otro lado, el principal problema aca son los desmanejos administrativos que generan inflación, distorsiones y caída de la actividad. Si esto no sucediera, el dólar no sería tan demandado.
    El próximo gobierno deberá actualizar el tipo de cambio, eliminando controles que solo distorsionan. En paralelo, si se promueve la inversión productiva local y no la especulación (como hizo el gobierno), la devaluación no sería tan fuerte.

Los comentarios están cerrados.