FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

31/05/2015

El precio, las protestas ambientales y una pelea por regalías amenazan los sojadólares

Mientras la cotización sigue sin recuperarse, el Gobierno se enfrenta son las semilleras por las regalías. La OMS le apunta a los herbicidas. Debaten qué hacer con las retenciones.

Por Patricia Valli

El avance de la soja en los campos de la Argentina se convirtió en una de las postales de la década. El “yuyo” pasó de ocupar 9 millones de hectáreas a principios de la década a más de 20 millones hoy. Y el ingreso de dólares del sector sojero sumó unos de U$S 20 mil millones el año pasado, cerca del 30% del total que la Argentina vende al mundo, clave para la generación de divisas con una balanza comercial en caída.

El modelo de producción a base de semillas modificadas que resisten herbicidas, sin embargo, está en un punto de inflexión: protestas sociales frenan inversiones, organismos internacionales cuestionan su efecto en la salud y ahora también el Gobierno se enfrenta con la empresa emblema, la semillera estadounidense Monsanto, por el cobro de regalías.

Licencia social. Uno de los herbicidas, el glifosato, recientemente fue considerado potencialmente cancerígeno por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (IARC-OMS) mientras que en las últimas semanas se presentaron nuevos informes sobre el aumento de casos de cáncer en poblaciones cercanas a los campos de soja, como el caso de Monte Maíz, en Córdoba, donde una persona cada tres que mueren lo hace bajo un diagnóstico de cáncer, mientras que en el país esa relación es de un caso de cáncer cada cinco muertes.
Previamente, los vecinos de Malvinas Argentinas en Córdoba, habían bloqueado en la Justicia una planta de Monsanto, que había negociado con la provincia y la Nación invertir US$ 1.600 millones para procesar maíz transgénico. Y en la localidad de Ituzaingó, también en Córdoba, corazón de la zona productora que abarca también a La Pampa y Santa Fe, se responsabilizó a tres productores por la fumigación con glifosato cerca de áreas urbanas. Desde las compañías, sostienen que el glifosato puede aplicarse a 150 metros de las poblaciones urbanas, pero los fallos judiciales sientan precedentes en un rango va del mínimo de 800 metros a los 1.200 metros.

Mercados. La Unión Europea limita el ingreso de cultivos genéticamente modificados. Quienes defienden el modelo de OGM señalan que el límite europeo intenta “favorecer a sus agricultores con argumentos ecológicos y de cultivos orgánicos”.
Según Medardo Avila Vázquez, coordinador de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados y uno de los responsables del informe sobre Monte Maíz, “también afecta las exportaciones, porque el glifosato viaja con los granos. El límite tolerable en algunos mercados es de 20 mg de glifosato por kilo de soja pero en algunos casos llega a 116 mg por kilo en lo que produce la Argentina hoy”.

En doce años, la soja pasó de representar el 38% del área sembrada a casi el 60% del total, incluida la expansión de la frontera agrícola.
La voz oficial. “Hubo un desplazamiento del ganado, del trigo, que en términos absolutos siguen siendo actividades rentables”, explicó el secretario de Comercio, Augusto Costa, en una reunión donde analizó los desembolsos de subsidios a pequeños productores agrícolas. “Lo que hay que hacer es alterar la rentabilidad relativa de la soja, con retenciones y con cupos de exportación y administración del abastecimiento del mercado interno”, aseguró. En ese marco, defendió el intento de 2008 de aplicar retenciones móviles para que los precios internos no se vean afectados por los internacionales en el caso de las fuertes subas. En ese año, la tonelada de soja batió todos los récords y cotizó por arriba de los 600 dólares.  Hoy, está cerca de la mitad.

Consultado sobre si el Gobierno permitió que se expandiera la frontera sojera por su peso en el ingreso de dólares, Costa indicó que “las retenciones representan sólo el 11% de la recaudación”. “No dejamos sojizar”, agregó el funcionario que llegó a Comercio de la mano de Axel Kicillof en 2013.

Semillas. La última novedad para los sojeros fue la reacción del Gobierno en un conflicto de productores por las regalías. Los ruralistas, a través de distintas asambleas y desde la Mesa de Enlace, reclamaron por su derecho de conservar, multiplicar e intercambiar las semillas. La Casa Rosada prometió emitir un decreto y terciar en la disputa en contra de Monsanto. Hace diez días el jefe de Gabinete Aníbal Fernández anticipó la intención del Ejecutivo de modificar por decreto el pago de derechos de propiedad y la creación de un fondo fiduciario para fomentar biotecnología.
Para el gerente de Arpov, la Asociación Argentina de Protección de las Obtenciones Vegetales, Roberto Enriquez, hay “un diálogo de consenso” con el Gobierno pero esperan más precisiones sobre cómo se intrimentará.
La ley de semillas –a la que el movimiento campesino rebautizó “ley Monsanto”– es “positiva” según la empresa en cuestión, aunque reconocieron que “preocupa que mediante un decreto o ley afecte derechos adquiridos protegidos por la Ley de Patente y Tratados internacionales”. En la misma línea, Syngenta coincide con la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), que nuclea a las empresas biotecnológicas que remarcan que sólo el 15% de las semillas están registradas y reclaman también por la “propiedad intelectual”.

Presidenciables no tienen una posición únificada

En el esquema de producción argentino, los dólares del campo permiten solventar las importaciones de la industria y, de esa forma, el empleo, el dilema central de la ecuación de este Gobierno y los que aspiran a sucederlo.
La agroindustria logró en 2014 un superávit de US$ 37.924 millones que permitieron financiar el déficit industrial de U$S 26.863 millones, según explica un análisis de la consultora DNI, de Marcelo Elizondo. En ese contexto, las señales de los posibles candidatos a la presidencia apuntan a mejorar la relación con “el campo”.
Mauricio Macri llevó a la Mesa de Enlace una propuesta para bajar las retenciones a la soja de a cinco puntos por año hasta eliminarlas en siete años mientras que prometió eliminar los derechos de exportación al resto de los productos, una medida que recibió el visto bueno de la Sociedad Rural.
La promesa fue cuestionada por el secretario de Comercio Augusto Costa, ladero de un ministro que podría seguir con el sciolismo. Por su parte, uno de los asesores de Daniel Scioli, el economista Miguel Bein, reconoció la fuerte expansión de la frontera agrícola de 12 millones de hectáreas a 20 millones en la última década y defendió la necesidad de tener “mayor productividad” para crecer –a nivel general, industria incluida– alrededor del 5% con 7% de desempleo.

Destruyeron cincuenta silobolsas en Córdoba

La Sociedad Rural de Leones denunció ayer que hubo ataques y roturas sobre unos cincuenta silobolsas, que afectaron unas 6 mil toneladas de maíz y soja almacenados en esas bolsas usadas por los productores para stokear producción.
Según relató al diario La Voz del Interior, Guillermo Sarboraria, se hizo la denuncia en sede policial, y se dio aviso al ministro de Gobierno y Seguridad provincial, Walter Saieg.
Las silobolsas afectadas están ubicadas en la zona norte de Leones para resguardar los granos tras las inundaciones que se produjeron en la zona por las abundantes lluvias del verano pasado.
En tanto, desde el Gobierno más de una vez se acusó a productores rurales de guardar la producción para especular con el tipo de cambio a la espera de una devaluación. De hecho, la liquidación de cereales es clave para las reservas.

(*) Publicado en la edición impresa del Diario PERFIL.

Archivado en: , , , , ,

 

 

4 pensamientos en “El precio, las protestas ambientales y una pelea por regalías amenazan los sojadólares”

  1. Simpaticé desde su primer momento con la Unión Cívica, porque veía en ella un fulgor de
    esperanza para la República, y un acto de virilidad de parte de la juventud, a cuyo amor y a cuyo
    servicio consagré los años floridos de mi vida, mientras subsistieron en el país los derechos de la
    cátedra, que nacen con las primeras aspiraciones de los pueblos a la civilización, y desaparecen
    cuando las naciones desprecian los ideales y decaen bajo la fuerza de oligarquías o tiranos. Y
    vengo a asociarme a sus generosos esfuerzos, con mi notoria divisa de ciudadano católico, en esta
    solemne asamblea convocada en días aciagos cuando de las libertades constitucionales sólo
    queda una sombra irrisoria, y la miseria de las masas populares, y las angustias de una sociedad
    amenazada de la ruina, muestran cuan fugitivos son los triunfos de aquellos hombres, cuyo Dios es
    el vientre, y olvidan que pueblos e individuos viven, no sólo de pan, sino de verdad y de justicia. Yo
    sé que las naciones son sanables, y confieso una providencia, cuya sabiduría frustran los cálculos
    de la vanidad, y resplandece en el conjunto de la vida y de la historia. Por eso bendigo la
    adversidad que nos visita, la tribulación que nos enseña y nos rehace.
    Señores: Otras generaciones han presenciado cataclismos e infortunios. ¡A la nuestra ha tocado la
    triste suerte de contemplar la vergüenza argentina! Soportad que os lo diga. Quiero desahogar mi
    corazón en el del pueblo.
    La República Argentina, en su tormentosa existencia, ha pasado por muchas horas duras y
    sombrías. Ciegos arrebatamientos de las muchedumbres la han desorientado, y despotismos
    sanguinarios han clavado la garra en sus entrañas. Espíritus torvos, arrastrados por insano apetito
    de prepotencia, la han dilacerado y hechos jirones su bandera; y hubo día en que no quedara un
    palmo de su suelo sin surcos de sangre, ni una madre que no gimiera, pero, ni tampoco, señores,
    un brazo inerte, ni un espíritu indeciso, ni un corazón afeminado. Por el bien, o por el mal,
    convencidos o fanatizados, los hombres, delirantes de entusiasmo o de furor, luchaban,
    desalentados a veces, pero varoniles, y de esa actividad indomable y tumultuosa vivía la República,
    capaz de moderarse y corregirse.
    Mas no veo en la época afrentosa a que llegamos, ni en los que usurpan el derecho de una
    ambición de poder que los haga dignos de cotejo con Quiroga, ni en los desposeídos del derecho,
    energía para resistir que los haga dignos del nombre y de la gloria de sus padres. No. Veo bandas
    rapaces, movidas de codicia, la más vil de todas las pasiones, enseñorearse del país, dilapidar sus
    finanzas, pervertir su administración, chupar sus sustancias, pavonearse insolentemente en las
    más cínicas ostentaciones del fausto, comprarlo y venderlo todo, hasta comprarse y venderse unos
    a otros a la luz del día. Veo más. Veo un pueblo indolente y dormido que abdica sus derechos,
    olvida sus tradiciones, sus deberes y su porvenir, lo que debe a la honra de sus progenitores y al
    bien de la posteridad, a su estirpe, a su familia, a sí mismo y a Dios, y se atropella en las bolsas,
    pulula en los teatros, bulle en los paseos, en los regocijos y en los juegos, pero ha olvidado la
    senda del fin, y va a todas partes, menos donde van los pueblos animosos, cuyas instituciones
    amenazan desmoronarse carcomidas por la corrupción y los vicios. ¡La concupiscencia arriba, y la
    concupiscencia abajo! ¡Eso es la decadencia! ¡Eso es la muerte!
    Discurso en el frontón José Manuel de Estrada
    2
    ¡Bendita la adversidad que desacredita oligarquías corrompidas y corruptoras, y disipa los sueños
    enervantes de los pueblos! Y ya que la ruda experiencia ha descubierto el fango bajo los
    esplendores de la riqueza, y el corazón del argentino bajo el pecho del especulador visionario, al
    bendecir la adversidad, aprovechemos sus enseñanzas para limpiar y redimir la República.
    Queremos, ante todo, restaurar las instituciones políticas, recobrar nuestros derechos y abrir
    campo legítimo a nuestras controversias y nuestras luchas. En esta asamblea se expresa la razón
    y el sentimiento de la República entera en los momentos espantosos porque atraviesa; y tan
    grande unanimidad en la crisis, concierta para salvarla espíritus disidentes en graves y
    fundamentales cuestiones de gobierno. No importa. Logremos juntos el derecho de discutirlas y el
    poder de resolverlas. Ese derecho y ese poder son nuestros y nos han sido arrebatados en un
    salteamiento político sin igual en la historia y encaminando al salteamiento financiero que nos
    arruina, y ¡gracias a Dios! nos despierta para no volver a dormir. ¡Ciudadanos!, ¡si tenemos en las
    venas sangre ardiente de argentinos y merecemos vivir a la sombra de una bandera que no
    flameará sobre generaciones poltronas ni sepulcro de cobardes!
    Señores: Conozco la vida de nuestras provincias y la agudeza de sus horrorosos padecimientos,
    nacidos de un régimen de fuerza, cuya violencia y cuya crueldad, ignotas en Buenos Aires, asimilan
    allí la existencia a las de épocas rudas y brutales, en que la lámpara de la cultura argentina se
    salvaba en un claustro medio oculto entre las breñas de Catamarca. Nuestros hermanos del Interior
    tienen sobre nosotros su mirada. Son carne de nuestra carne y sangre de nuestra sangre. Nos
    pedirán cuenta de nuestra perseverancia y de nuestro valor. Nos las pedirá el porvenir. Nos las
    pedirán nuestros hijos. ¡Nos las pedirá Dios, que juzga los juicios humanos, desvanece como el
    humo las ambiciones de los soberbios, y reina por el derecho, sobre los pueblos varoniles que
    aman y sirven la justicia!

  2. Un sistema funesto para un país que pierde soberanía alimentaria tras un modelo hiperconcentrado y suicida de producción y que queda en manos de muy poca gente.

    Esta producción a gran escala favorece sólo de los pooles, las agroquimicas y las cerealeras y tiene entrampado a un gobierno dependiente de las retenciones.

    La terrible y trágica Monsanto ha logrado concesiones que le permiten ser «socio» del productor en las cosechas. Como si uno comprara un vehículo para uso comercial y estuviera obligado a pagarle luego a la automotriz una comisión por las ganancias.

    La UE recientemente en una controvertida reunión aprobó en forma indirecta algunos alimentos transgénicos, si bien las pruebas de laboratorio han demostrado reiteradamente que son nocivos para la salud.
    A eso hay que agregarle la catarata de fertilizantes, insecticidas, herbicidas y otros agroquímicos que por un lado requieren, la pérdida de diversidad genética de los cultivos que su antinatural uso implica y el permanente desmonte de zonas de bosque nativo que estos cultivos incentivan.

    El otro lado del modelo sojero es la escasa mano de obra que requieren sobre el resto de las actividades agrícolas al que hay que sumarle un modelo de economía de escala que implica alta concentracion en monstruosos pooles para un país donde así le sobra el 99% de su población.

  3. Hace pocos meses el mercenario lobbysta de Monsantos Dr. Patric Moore que asegura que sus productos son seguros para la salud se negó a beber en una entrevista periodística un vaso de agua con una concentración baja del «inocuo herbicida» de la compañía y abandonó furioso la entrevista

    Lobbyist Claims Monsanto’s Roundup Is Safe To Drink, Freaks Out When Offered A Glass
    https://www.youtube.com/watch?v=ovKw6YjqSfM

    Moore, biólogo de carrera antes de convertirse en lobista de organizaciones nucleares y de ingeniería genética, ha sido ecologista fundador de Greenpeace Canadá a la que hoy critica furiosamente.
    Como «perlita» de la fundamental votereta de Patrick Moore en el 2006 ante la Royal society defendió que el Calentamiento Global era resultado de la «actividad solar» y que no «existía evidencia científica» para determinar que era por los niveles elevados de CO2 en el ambiente producto de la actividad descontrolada humana.
    El calentamiento global producto de los gases invernadero es cada vez más incontrastable por los resultados convergentes de múltiples disciplinas científicas que han determinado con elevados niveles de precisión la correlación evidente.

    Varios nobeles de peso hace unos años denunciaron los manejos de estas corporaciones con investigadores críticos a sus productos a través de quitas de subvenciones y fondos para sus investigaciones, otracismo académico y recortes o imposibilidad de publicar sus resultados que sufren en revistas de investigación donde estos gigantes hacen cuantiosas propagandas.

    Una técnica que usó Monsanto con su famoso desfoliante Agente Naranja y la dioxinas cancerígenas en los ’70 con grandes campañas a favor en la «gran prensa» seria y prestigiosas revistas de ciencia.

    Hace más de diez años atrás laboratorios alemanes, país donde los transgénicos de la Monsanto y Syngenta están prohibidos por no ser seguros para consumo humano, habían protagonizado una escalada de cuestionamientos a los métodos de las pruebas de laboratorio con roedores utilizado por los funcionarios alemanes.
    La cuestión terminó cuando los investigadores alemanes furiosos con los vericuetos técnicos y críticas a los protocolos por parte de Monsanto sobre sus pruebas con maiz transgénico les pidieron que fueran ellos en reemplazo de los ratones y consumieran durante 3 semanas esos «inocuos» alimentos para demostrar sus afirmaciones.

    No hubo más respuestas y en Alemania todavía los están esperando.

  4. Estimadisimo Señor, cuando los personajes de la Historia Politica en nuestro pais deben Jurar
    por la Patria, por Dios y estos Santos Evangelios, para empezar a robar, prostituirse y comprarse
    y venderse los unos a los otros a la luz del dia, permitanme decir con toda mi voz y que se
    escuche a los cuatro vientos pedir……Señor….. tu que todo lo puedes , acompaña por favor
    a los hombres probos como Lanata que predica el bien por sobre el mal,
    denunciado a los Corruptos y traidores a la patria. Acompañemos de la manera que fuere y si es necesario a la Justicia misma para conseguir en una gran cruzada , eterno amor a la Patria. Le guste a quien le guste y , le pese a quien le pese. Argentina como te queremos tanto , que damos la vida por vos…..

Los comentarios están cerrados.