FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

28/07/2015

Con cautela, el Gobierno quiere evitar coletazos de China y Brasil

La situación de ambos países obliga a la Argentina a prevenirse ante futuros impactos económicos. El impacto de las monedas regionales. Las declaraciones del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, aseguró que el Gobierno nacional tiene la «obligación» de seguir de cerca la situación económica en China y Brasil para prevenir posibles «impactos» en la economía local.

«Nadie que se precie de buen administrador puede dejar de lado estas situaciones. Es una obligación porque el mundo es global y hay situaciones que pueden impactar en nuestras propias economías«, dijo Fernández en declaraciones formuladas en la Casa de Gobierno.

Fernández reconoció que hay situaciones en distintos países que «impactan en forma directa o indirecta» a partir de que se trata de «aliados» comerciales de la Argentina. «Son países que nos compran productos a nosotros», señaló Fernández, quien no descartó que por eso se produzca una «situación particularmente gravosa».

Vale recordar que en China la bolsa viene registrando fuertes caída al tiempo que en Brasil aumenta la cotización del dólar.

Para las empresas argentinas, estos movimientos de monedas no pasan desapercibidos.

Así, con el real brasileño al tope, las monedas de la región no pudieron escapar a un nuevo sacudón propiciado por el dólar. En Brasil –por ejemplo- se registró el valor máximo desde marzo de 2003, al igual que en Uruguay. En Chile superó el tope de diciembre 2009. Mientras tanto, en la Argentina, el Banco Central continúa con sus minidevaluaciones diarias, que en el mes acumulan un magro 1%.

El jefe de ministros afirmó que el Gobierno está dispuesto a tomar «medidas anticíclicas para que las empresas «no sientan un impacto inmediato» y que «no despidan personal».

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Un pensamiento en “Con cautela, el Gobierno quiere evitar coletazos de China y Brasil”

  1. «Veo bandas rapaces, movidas de codicia, la mas vil de todas las pasiones, enseñorearse del país, dilapidar sus finanzas, pervertir su administracion, chupar su sustancia, pavonearse insolentemente en las mas cínicas ostentaciones del fausto, comprarlo y venderlo todo, hasta comprarse y venderse unos a los otros a la luz del día.»

    «Veo más. Veo un pueblo indolente y dormido que abdica de sus derechos, olvida sus tradiciones, sus deberes y su porvenir, lo que debe a la honra de sus progenitores y al bien de la posteridad, a su estirpe, a su familia, a sí mismo y a Dios. Y se atropella en las Bolsas, pulula en los teatros, bulle en los paseos, en los regocijos y en los juegos, pero ha olvidado la senda del bien, y va a todas partes, menos donde van los pueblos animosos, cuyas instituciones amenazan derrumbarse carcomidas por la corrupcion y los vicios.»

    «La concupiscencia arriba y la concupiscencia abajo… Eso es la decadencia…. Eso es el final.»

    José Manuel Estrada.

Los comentarios están cerrados.