FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

16/04/2019

No hay atajos para evitar las reformas en la región

Por Andrés Velasco / Una política monetaria estadounidense más flexible para crear un nuevo crecimiento acelerado de la región no es la solución.
No hay atajos para evitar las reformas en la región
Jerome Powell, titular de la Reserva Federal.

La Reserva Federal de Estados Unidos lo ha vuelto a  hacer. En 2018, la perspectiva de mayores tasas de interés en los Estados Unidos hizo que los mercados emergentes cayeran en picada. Pero en lo que va del año, los indicios de una postura más relajada de la Fed han impulsado las monedas de los mercados emergentes y los mercados de valores, a pesar de las preocupaciones sobre una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China, la desaceleración económica en la mayoría de las economías importantes y el populismo desenfrenado.

En América latina, las monedas y los bancos centrales disfrutan de un respiro muy necesario. Los mercados habían estado anticipando una política monetaria más estricta en varios países, incluidos Chile, Perú y México. Ahora, la charla es sobre un enfoque de esperar y ver antes de retirar el estímulo monetario.

Incluso en Argentina, aún luchando contra los males gemelos de la alta inflación y la baja confianza de los inversionistas, el escenario externo más benigno permitió a principios de año una fuerte reducción, aunque de muy corta duración, en las tasas de interés del peso.

Al seguir tan cerca a la Fed, los bancos centrales de América latina están renunciando a la flexibilidad de la política, o la llamada independencia monetaria, que los regímenes de tipo de cambio flotante de sus países pretenden permitir. Además, los formuladores de políticas se arriesgan a depender demasiado de los posibles recortes de las tasas de interés en Estados Unidos para impulsar las economías de la región, y no lo suficiente en concretar reformas estructurales más duras y medidas de promoción de exportaciones.

Lee también: Lagarde: “La suba de la tasa de la Fed es necesaria”

En teoría, un país con una moneda flotante puede usar las tasas de interés locales para suavizar la inflación y la producción doméstica, al tiempo que permite que el tipo de cambio suba o baje según sea necesario para lograr el equilibrio externo. Esta es la razón por la cual la mayoría de los mercados emergentes se han movido a tipos de cambio flotantes, y por qué los tipos  de cambio fijos pero ajustables que antes eran tan comunes en América latina ahora son en su mayoría cosas del pasado.

Se considera que el cambio ha sido un éxito. Pero la práctica está resultando bastante diferente  de lo que la teoría predeciría.

Cuando Estados Unidos elevó las tasas el año pasado, se esperaba que América latina siguiera. Ahora la Fed parece estar deteniéndose, al igual que los bancos centrales de la región. ¿Qué está pasando? ¿Qué pasó con la independencia monetaria? ¿Las condiciones locales no debían determinar las tasas de interés locales?

Realmente no. Si bien los movimientos de divisas que absorben los choques son una buena cosa, los banqueros centrales parecen creer que demasiado de algo bueno puede volverse malo. Para tomar prestado el memorable título de un artículo de Guillermo Calvo y Carmen Reinhart hace casi dos décadas, sufren de “miedo a volar”.

Entonces, cuando las tasas de EE.UU. aumentan, presionando a la baja las monedas locales, los bancos centrales de los mercados emergentes tienden a seguir el ejemplo de la Fed. Esto se debe en parte a limitar las presiones inflacionarias porque la depreciación de la moneda local hace que los bienes importados sean más caros. Los bancos centrales de los mercados emergentes también quieren proteger los balances de los bancos y empresas locales, que tienden a pedir préstamos en dólares y enfrentarán mayores dificultades para pagar su la moneda local cae.

Ahora que la Fed ha señalado que su postura se está relajando, es probable que los políticos latinoamericanos sigan el liderazgo de EE.UU.  Para empezar, la mayoría de los países de la región están más preocupados por el lento crecimiento que por la inflación y no quieren que sus monedas se aprecien mucho. Por lo tanto, la posible flexibilización de la Fed les brinda a los responsables de la formulación de políticas la posibilidad de inyectar algunas vitaminas monetarias adicionales en las economías latinoamericanas con poco o ningún riesgo de una mayor inflación.

La experiencia reciente de Argentina destaca otra razón para reducir las tasas de interés tan pronto como lo hace la Reserva Federal. A partir del segundo trimestre de 2018, las tasas locales aumentaron considerablemente para contener la inflación en aumento y apuntalar el peso en caída. Pero las tasas récord (hasta 60%) estaban causando que la deuda del banco central se convirtiera en una bola de nieve, un fenómeno que los economistas llaman ” artimética monetarista desagradable”. Entonces, tan pronto como la Reserva Federal comenzó a sonar moderada, el Banco Central de Argentina redujo las tasas.

La buena noticia es que la mayoría de las economías latinoamericanas están mejor preparadas hoy en día para lidiar con los cambios en las tasas de interés en Estados Unidos. En el pasado, los bancos centrales de la región no tenían más remedio que seguir los aumentos de las tasas de la Fed porque necesitaban atraer suficientes fondos extranjeros para financiar grandes déficits de cuenta corriente. Pero hoy en día, la principales economías de  América latina presentan déficits externos muchos más pequeños, generalmente del 1-2% del PBI, y , por lo tanto, son mucho menos dependientes de las finanzas extranjeras.

La mala noticia es que estos déficits latinoamericanos más pequeños reflejan inversiones relativamente bajas en lugar de altos niveles de ahorro. El crecimiento en la región ha sido mediocre desde el fin del auge de los productos básicos hace cinco años y parece probable que lo siga siendo en el futuro previsible.

Confiar en una política monetaria estadounidense más flexible para fabricar el próximo crecimiento acelerado de la región no ayudará. El golpe mágico de la Reserva Federal puede ser sabroso, pero no es un sustituto para las reformas económicas más profundas a largo plazo que necesita urgentemente América latina.

 

*Ex Candidato Presidencial y Ministro de Finanzas de Chile, Decano de la Escuela de Política Pública de la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres.

Copyright.Project Syndicate, 2019.

Archivado en: , , , , , ,

 

 

Deja un comentario