FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

11/03/2016

Demandan a un CEO argentino por «comportamiento racista y sexista»

Una exempleada de la firma de publicidad J.Walter Thomson sostuvo que el empresario la insultaba y que la agarró del cuello o la nuca "en reiteradas oportunidades".

Una exempleada de la firma de publicidad J.Walter Thomson demandó el jueves en los tribunales de Nueva York al CEO argentino, Gustavo Martínez, por «comportamiento racista y sexista» que equivale a un hecho de discriminación por género y una violación de los derechos civiles.

Erin Johnson, exdirectora de comunicaciones de la empresa aseguró en su denuncia que «Martínez estuvo involucrado en una corriente interminable de comentarios racistas y sexistas, así como contacto físico no deseado y otras conductas ilícitas».

Según indica Wall Street Journal, Johnson le exige el pago de daños punitivos y compensatorios a los acusados, donde también se demanda a la firma y a la empresa matriz, WPP.

«Soy consciente de los alegatos hechos en mi contra ante la Corte Federal de Nueva York. Quiero asegurar a nuestros clientes y a mis colegas que no hay nada cierto en estas afirmaciones extravagantes y estoy seguro de que esto va a ser probado en los tribunales», dijo el CEO a la publicación estadounidense.

Sin embargo, Johnson asegura el clima de trabajo era «hostil» y acusa a Martínez de «haberla agarrado del cuello o la nuca en reiteradas oportunidades«. «Públicamente hizo preguntas acerca de qué miembro femenino del staff debería violar«, expreso la demandante.

La mujer señala además que el CEO calificaba a los empleados afroamericanos de los aeropuertos como «monos negros» y «simios» que «no saben usar computadoras».

 

 

 

5 pensamientos en “Demandan a un CEO argentino por «comportamiento racista y sexista»”

  1. Conozco a Gustavo Martinez desde hace muchos anios y es un senor con todas las letras. Un gran profesional que ha llegado a muy alto nivel en la publicidad. Habiendo vivido en los Estados Unidos y conociendo los jugosos cobros que les pagan a los que hacen juicios de este tipo. Si llego a la luz es porque Gustavo no debe haber aceptado pagarles lo que piden. Curioso que sea una ex empleada la que hace la demanda. Apoyo a Gustavo y espero que este tema se aclare y que su honor quede a salvo de estas infames acusaciones.

  2. Por qué no demandó cuando todavía era empleada? Suena a que es una treta para sacar plata enjuiciando al primer extranjero con mayor poder que pudo encontrar.

Los comentarios están cerrados.