FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Impuestos

28/01/2020

Cuándo rechazar una factura de crédito electrónica

Por Patricio Pinto* / Los plazos y las razones establecidas por la AFIP por las que se puede rechazar una FCE.
Según el estudio Global Findex del Banco Mundial, solo el 48% de los argentinos tiene una cuenta bancaria.

Los receptores de Facturas de Crédito Electrónicas (FCE) tienen la posibilidad de informar la cancelación o aceptación expresa del comprobante dentro de los 30 días corridos desde su recepción. Pasado ese tiempo, la FCE se considerará aceptada tácitamente.

Lo mismo sucede con las notas de débito y de crédito electrónicas MiPyme que se encuentren asociadas a la FCE: serán aceptadas tácitamente pasado ese lapso y ajustarán, de corresponder, el importe total a negociar. Es importante destacar que estas podrán ser rechazadas de manera independiente de la factura, si es que esta última fue aceptada. 

Esto significa que los 1.500  grandes contribuyentes nominados por AFIP para recibir estos documentos, tendrán que tener un control pormenorizado de las facturas, evitando de esta manera, superar los plazos establecidos por AFIP.

¿Cuáles son los motivos por los cuales se puede rechazar una Factura de Crédito Electrónica?

  • Daño en las mercaderías, cuando no estuviesen expedidas o entregadas por su cuenta y riesgo.
  • Vicios, defectos y diferencias en la calidad o en la cantidad, debidamente comprobados.
  • Divergencias en los plazos o en los precios estipulados.
  • No correspondencia con los servicios o la obra efectivamente contratados.
  • Existencia de vicios formales que causen su inhabilidad, lo que generará la inhabilidad de la factura de crédito electrónica MiPyMEs tanto como título ejecutivo y valor no caratular, así como documento comercial.
  • Falta de entrega de la mercadería o prestación del servicio.
  • Cancelación total de la factura de crédito electrónica MiPyMEs.

Aquellas empresas que reciban grandes volúmenes de facturas, difícilmente puedan continuar con una gestión manual de las mismas. En este sentido, contar con una solución que permita realizar una gestión optimizada e integral de los documentos será clave. 

Es fundamental tener un control centralizado de las facturas recibidas, en proceso de pago, pagadas e incluso las no recibidas (pero que ya están registradas en AFIP). Así como también informar las facturas ya canceladas o rechazadas.

*Gerente de Producto de Planexware

Archivado en: