FORTUNA

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

A fondo

30/06/2014

La feroz batalla por el alma de Bitcoin | Primera parte

La lucha ideológica entre quienes quieren mantener el espíritu libre y los que buscan la masificación regulada. Guía básica para entender a Bitcoin.

Bitcoin

Antes de que la mayoría de la gente hubiera oído hablar del bitcoin, la moneda digital, Brian Armstrong, un ingeniero de 27 años de edad que trabajaba en Airbnb, un sitio web de home-sharing, pensó que él podría hacer mucho dinero con eso.

En algun momento de la primavera 2012, Airbnb movía unos u$s 500 millones en pagos anuales en 192 países a través de un mosaico de redes financieras, y cada uno recibía un cargo por transacción. Un cifrado de versión anónima en línea y libre de controles del gobierno sobre el dinero simplificaría todo eso. Sería más rápido, más seguro y mucho más barato.

El problema era que las cosas que hacian de bitcoin algo atractivo también lo hacia desconcertante para los usuarios comunes que no eran programadores. Para usarlo se requiere de un software medianamente complejo y dificil de usar llamado “cartera” (wallet).

Los Bitcoins también eran un gran desafío al momento de intentar tener uno de ellos, en su mayoría había que comprarlos a través de intermediarios que operaban en las sombras de la regulación y que a veces podian terminar siendo ladrones. El dinero era difícil de transaccionar, porque eran pocos los comerciantes que aceptaban bitcoin, la moneda era demasiado nueva. Armstrong se dio cuenta de que el camino para que la aceptación generalizada de bitcoin llegará, era creando una billetera fácil de usar. Él no fue el único que pensaba sobre el amplio potencial de bitcoin.

En un foro de discusión sobre la moneda, Armstrong se reunió Ben Reeves, un programador británico que dirigía un sitio web de seguimiento de transacciones bitcoin llamado Blockchain. Reeves entendía muy bien la tecnología y era muy respetado dentro de la comunidad entusiasta de bitcoin. Él había estado utilizando bitcoin durante un año, e incluso había construido una billetera bitcoin que ya habia sido probada por 10.000 personas. Reeves también quería ver como la nueva moneda podia ganar más tracción. Los dos hombres se cayeron bien y empezaron a disparar ideas para un nuevo tipo de empresa: Algo similar a PayPal para bitcoin. Esto podia servir como un agente de confianza de la criptomoneda (cryptocurrency), aplicandole un cargo del 0,5% cada vez que alguien convertía dólares para bitcoins o viceversa.

Pero la transacción de dinero dentro de la red Bitcoin sería esencialmente libre. Con una billetera digital y un servicio de procesamiento de pagos, un usuario podría, por ejemplo, pagar a un taxista en efectivo con bitcoins a través de su smartphone. El concepto fue lanzado en la prestigiosa y altamente selectiva empresa incubadora tecnológica Y Combinator, y en cuestión de horas tenían una invitación para unirse a la clase de verano de 2012.

Pero la relación pronto se complico. Armstrong sentía que para que Bitcoin pudiera ganar una aceptación masiva, los usuarios que perdian las contraseñas de sus carteras necesitarían una forma de recuperarlas. Eso significaba que la nueva empresa tendría que mantener el acceso a las llaves, los códigos de acceso privado de los usuarios, y que constan de 64 caracteres, y que transmiten la propiedad de los bitcoin. Sin ese acceso, los usuarios podrían perder toda su fortuna bitcoin tan fácilmente como podría ser olvidar una contraseña.

Reeves no estuvo de acuerdo en lo mas mínimo. El punto mas positivo de bitcoin era que le daba a la persona que tenia los bitcoins el control absoluto sobre ellos. El hecho de darle el acceso a una compañía externa a los bitcoins de una persona, estaba proponiendo esencialmente que la gente tuviera que confiar en esta nueva empresa como lo haría con un banco.

Podría perder todo a manos de los piratas informáticos o, peor aún, ser robado directamente. Estas estafas estaban ocurriendo seguido en el mundo bitcoin que recien estaba naciendo. Si la compañía de Reeves y de Armstrong mantenia una puerta trasera abierta en todas las carteras de sus clientes, sería sólo cuestión de tiempo antes de que el gobierno comenzara a perseguirlos y a emitir citaciones legales.

Sí, el sistema existente significaba que los usuarios tenian que tomar más riesgos, y que esto dejaría afuera a los usuarios comunes.

Pero bitcoin no era para ese tipo de usuarios de todos modos. Aunque Reeves planeaba construir una moneda para todo el mundo, quería comenzar con los geeks (mas expertos y techies). “Simplemente al día de hoy no hay muchas razones por las que una persona promedio pueda querer utilizar bitcoin”, escribió.

El martillo cayó apenas 48 horas antes de que Reeves subiera a un avión para viajar a Silicon Valley a Y Combinator con su socio. El E-mail de Armstrong era diplomático, incluso amable. Sin embargo, al igual que todas las rupturas, era dolorosa. “Co-fundar una empresa es realmente como un matrimonio”, escribió Armstrong, “y aunque creo que tenemos respeto mutuo el uno al otro, no trabajamos muy bien juntos.” “Creo que tenemos diferentes estéticas alrededor de qué tipo de producto construir”, escribió Armstrong.

Una guia rápida para entender Bitcoin. La moneda digital podría haber empezado como un experimento de los “Libertarios de la Tecnologia y geeks“, pero al día de hoy se convirtió en algo mucho mas grande. Aún hoy, la complejidad de su modelo es tan complicado como lo fue la primera vez que se lo presentó como un listserv (es el nombre de un software que gestiona todo tipo de listas de correo electrónico) de criptografias en 2008.

ff-bitcoin_info_fixed21. Rompecabezas. Cada bitcoin esta representado por una cadena de números y letras. Para verificar que cada transacción es legitima, una red de servidores a nivel mundial está constantemente chequeando estas firmas criptografiadas.

 

 

 

ff-bitcoin_info_fixed32. Solución. Esos equipos también están enfrascados en una competencia para resolver los rompecabezas criptográficos. Esto se conoce con el nombre de “minería“. Muchos de los participantes se unen en “grupos de mineros” para combinar su potencia de cálculo para una resolución más rápida.

 

 

 

ff-bitcoin_info_fixed43. Mint. El ganador recibe un bloque de 25 nuevos bitcoins. Con el tiempo, esta recompensa está configurada para disminuir de tamaño, lo que limita el número total de bitcoins en circulación. A medida que más computadoras se unen a la red, los rompecabezas se vuelven más difíciles de resolver.

 

 

 

ff-bitcoin_info_fixed54. Verificación. Los “mineros” brindan un rol vital con su servicio: Añaden transacciones Bitcoin en un libro de contabilidad pública denominada blockchain. Esta base de datos le permite a cualquiera, el seguimiento de los bitcoins de transacción a transacción.

 

 

 

ff-bitcoin_info_fixed65. Intercambio. Una vez extraídos, los nuevos bitcoins entran en circulación. La gente puede comprar a través de servicios en línea como Coinbase o directamente de otro usuario. (En algunas ciudades de América del Norte, los cajeros automáticos entregan bitcoins)

 

 

 

ff-bitcoin_info_fixed76. Retener. Una vez adquiridos, los bitcoins deben ser almacenados. Algunos usuarios guardan su criptomoneda en billeteras virtuales en sus computadoras o smartphones con distintas aplicaciones como Bitcoin-Ot y Multibit. Otros prefieren guardarlos en la nube de internet confiando en servicios como Coinbase.

 

 

ff-bitcoin_info_fixed87. Vender. El número de individuos y negocios que aceptan bitcoins esta explotando.Hoy en día se pueden gastar en cualquier lugar, desde restaurants independientes y hoteles, hasta grandes tiendas como Overstock.com

 

 

 

ff-bitcoin_info_fixed98. Repetición. Una vez ocurrida la transacción, otras computadoras en la red validan y graban la operación en el libro contable oficial de bitcoin “blockchain“. La red agrupa y junta una gran cantidad de transacciones y despues dispone un nuevo rompecabezas criptográfico. Entonces los mineros atacan los nuevos problemas, los cuales están diseñados para ser resueltos en aproximadamente 10 minutos.

 

 

Hoy en día el conflicto conceptual entre Armstrong y Reeves se muestra a través del volatil y vibrante mundo de la economia bitcoin.

Lo que en un momento fuera dominio de hackers, libertarios activistas, y dealers de droga, hoy es un escenario de creciente adopción por parte de un numero cada vez mayor de grandes negocios y empresas. Un Bitcoin se puede utilizar desde comprar un acolchado en Overstock.com a adquirir una laptop de la tienda de electrónica “Tigerdirect”; Zinga pronto lo aceptará para comprar juegos.

lineadetiempo

El año pasado se produjeron mas de u$s 100 milones de transacciónes en bitcoin, y el valor de un bitcoin saltó de u$s 13 a u$s 1.200, más alla del hecho que los reguladores en China estaban tomando medidas enérgicas para detenerlo. Aún cuando uno de los mas conocidos negocios de bitcoins en Japon, la casa de exchange (cambios), llamada Mt. Gox cerrara despues de un ataque de hackers a sus clientes haciendole perder cientos de millones de dolares, nuevos “exchanges” siguieron abriendo y el valor del bitcoin volvió a subir y la adopción del bitcoin por grandes negocios siguio progresando. Los reguladores están poniendo una mirada dura sobre la economia bitcoin, pero los inversores y los emprendedores siguen entrando.

Toda esta actividad oculta una ruptura fundamental sobre lo que bitcoin debería ser. Muchos de los que adoptaron orignialmente la moneda, llamados cripto-libertarios-ven a bitcoin como un paso hacia una economía totalmente nueva, una que no puede ser influenciada por un gobierno federal arrogante o la industria financiera rapaz. Los bitcoins no son creados o controlados por un organismo central como la Reserva Federal. Son creados o “minados”, en lenguaje bitcoin, por una red global de computadoras y son regidos por la fría racionalidad de las matemáticas y las leyes de la oferta y la demanda.

Los algoritmos de Bitcoin determinan que serán creados la exacta cantidad de 21 millones de bitcoins; las matemáticas, incluso determinan la rapidez con la que se agregan-25 nuevos bitcoins cada 10 minutos. (Ese número cae a la mitad cada cuatro años.) Y algo muy importante, desde el punto de vista de los cripto-libertarios, la moneda está atravesada por la línea divisoria entre la transparencia y la privacidad. Todas las transacciones pasan sin resguardo de un organismo centralizado, registrandose en el libro público de bitcoin. Pero debido a que los bitcoins no están necesariamente ligados a la identidad de una persona, pueden ser gastados anonimamente, como dinero en efectivo, lo que significa que hay una manera de mantener a los gobiernos y los comerciantes en la oscuridad acerca de los hábitos de gasto de las personas.

Mientras tanto, algunos de los capitalistas e inversores que son nuevos participantes en el universo bitcoin tienen una visión muy diferente. Ven bitcoin como algo más práctico: un sistema de transacciones en línea hipereficiente como Visa, pero más barato, más rápido y más flexible. Sería el comienzo de un mundo en el que no tenemos que confiar en los vendedores en línea telefónica para salvaguardar nuestros números de tarjetas de crédito, en las que los comerciantes no tienen que pagar comisiones por transacción con valores exorbitantes, y en el que los pagos pequeños como fracciones de un centavo podrían desarrollar una especie de “long tail” (cola larga) del comercio, por lo que es igual de fácil y rentable para el vitivinicultor argentino al momento de aceptar dinero de un conocedor de vinos en Dubai como lo es para Amazon para vender pañales en Dubuque.

Esto no tiene por qué ser un juego de suma cero, sino que cada vez más parece que las dos visiones de bitcoin están en conflicto. Con cada caso similar a “Mt. Gox” (la empresa de bitcoin japonesa que sufrió el hurto por mas de 200 millones de dolares), los consumidores y los gobiernos presionan por un sistema más regulado, a pesar de que algunas regulaciones amenazan con empujar a bitcoin en la selva profunda de las finanzas internacionales.

El año pasado, los reguladores bancarios clausuraron un casa de intercambio bitcoin en los EE.UU. llamada “TradeHill“. Hoy las casa de cambio de Bitcoin (exchange) más populares operan fuera de los EE.UU., en paises como Eslovenia, Bulgaria y Japón. Los inversores de riesgo, se aprovechan de esta situacion y se aprovechan de eso y se montan en la dinámica alimentada por los verdaderos creyentes participando en un negocio ampliamente aceptable.

Pero en este caso, se presenta un nuevo problema. Gracias a que el valor de Bitcoin se fue a las nubes, algunos de sus proponentes originales se encuentran sentados arriba de una caja poderosa, y están dispuestos a gastar su reciente tesoro, la criptomoneda para hacer realidad su visión del futuro.

El 5 de marzo del año pasado, Wences Casares, director general de la empresa de pagos online “lemon“, estaba almorzando en el Hotel Dove Mountain Ritz-Carlton, un esplendido retiro con club de golf al norte de Tucson, Arizona. Él estaba reuniendose con otros ejecutivos de tecnología, inversores de riesgo y empresarios en una conferencia por invitación patrocinada por el banco de inversión boutique de Allen & Company.

Casares se crió en un rancho de ovejas en la Patagonia, pero había hecho una carrera construyendo bancos en línea y sistemas de pago en Europa y América Latina. Durante el año pasado, bitcoin se había convertido en una obsesión para Casares.

Pensó que iba a cambiar la modalidad de financiación, especialmente en los países en desarrollo, y se lo quería demostrar a cualquiera que lo quisera escuchar. En Dove Mountain, Casares decidió jugar un truco de palabras. El quería mostrarles a los pesos pesados de la tecnología que estaban en la mesa, con cuanta facilidad se podian mover dolares a través de bitcoin.

El hizó que cada uno de sus compañeros de mesa se descargara una billetera bitcoin a sus celulares. Despues el generó un código QR en la pantalla de su celular y le pidio al persona que tenía al lado que le sacara una foto su pantalla. Cuando esa persona comprobó su billetera electrónica, tenía 6.390 bitcoins-por valor de 250.000 dólares.

Desde un asiento a otro, los inversores se pasaron los 250 mil de uno a otro con solo empujar un botón o simplemente tocando la pantalla. Una vez que el dinero volvió de nuevo a la cartera Casares “con seguridad”, todos en la mesa se habían armado una idea clara de cómo podría ser de facil comprar o vender bitcoins. Esto no era como PayPal, por ejemplo, que sólo lubrica la relación entre los bancos y compañías de tarjetas de crédito. Esto es mover dinero gratis.

El viaje de Bitcoin. A pesar de que apareció por primera vez en 2009, bitcoin no vio mucha acción hasta el 2012, cuando más de 1.000 nuevos comerciantes comenzaron a aceptar la moneda digital. Desde entonces, el número de transacciones Bitcoin ha aumentado constantemente. Su valor ha aumentado y caido vertiginosamente en una serie de ciclos volátiles de auge y caída.

ff_bitcoin2_large

‘Fue una gran demostración’, dice Chris Dixon, un emprendedor en serie que ahora es socio de Andreessen Horowitz, la firma de capital de riesgo ampliamente conocida por sus inversiones en Facebook y Twitter. Como un sistema de de transacción libre de comisiones, Dixon ve que bitcoin podría ser una alternativa de comercio electrónico para las empresas grandes y pequeñas.

Y como bitcoin es una plataforma abierta como Internet, los desarrolladores de software son libres de construir cosas sobre ella que nunca podrian hacer con MasterCard o Visa, que controlan cuidadosamente el acceso a sus redes. Aquí hay una manera de hacer los pagos móviles sin pagar a las tiendas de aplicaciones de Apple o Google el 30 por ciento; he aqui tambien una manera para que un estudiante de la universidad utilice una aplicación de micropagos para financiar un periódico escolar. Las especificaciones originales de HTTP iban ​​a contar con un sistema de pago integrado en ella, pero nunca llegó a desarrollarse’, dice Dixon. El piensa que bitcoin podría llegar a serlo. Ocho meses después de la demostración en Tucson, Dixon ha invertido 25 millones de dólares de dinero de Andreessen Horowitz en el startup de Armstrong, Coinbase.

Al igual que empresas como Facebook y Blogger hicieron fácil el modelo para que cualquiera pudiera crear su presencia en línea, la economía bitcoin necesita un intermediario para hacer más fácil que todos participen.

 

Artículo publicado originalmente en inglés en el sitio Wired