FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Aplastado. En 2008, un empleado temporario de Wal-Mart de nombre Jdimytai Damour, fue literalmente arrollado por la multitud de compradores que entró por la fuerza a través de la puerta principal a las 5 de la mañana. Más de 2.000 personas que pasaron la noche haciendo la cola, derribaron las puertas. Damour fue arrojado al suelo, y aunque sus compañeros de trabajo trataron de llegar a él, fue en vano. La policía dijo que el almacén carecía de barreras y de seguridad adecuadas, y que dejaron que la situación se salga de control.

Imagen anterior
Imagen siguiente
Las peores historias del Black Friday
 

Deja un comentario