FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

Economía

26/11/2018

Menos importaciones, igual rojo comercial

Si bien las exportaciones volvieron a tener un ligero crecimiento (+1,4% interanual), sigue la proyección de déficit comercial de u$s 6.000 millones.
Menos importaciones, igual rojo comercial
Se mantiene la proyección de déficit comercial de u$s 6.000 millones.

Por segundo mes consecutivo, la caída de las importaciones, esta vez de 18,2%, indujeron a un superávit de la cuenta comercial de u$s 277 millones. Por su parte, las exportaciones volvieron a tener un ligero crecimiento (+1,4% interanual) tras las caídas del agosto y de septiembre. Así lo reflejan los últimos datos del Intercambio Comercial Argentino (ICA).

Cabe señalar que, en esta oportunidad, el efecto precio jugó en detrimento de la balanza comercial. Teniendo en cuenta los precios de octubre de 2017, el superávit hubiese sido de u$s 644 millones. Además, en el acumulado de 10 meses las exportaciones e importaciones muestran casi el mismo crecimiento (3,3 y 3,2%) lo que redunda en un rojo de u$s 6.200 millones (2,4% superior a enero-octubre 2017). 

De acuerdo con la consultora económica Abeceb, estos datos confirman una tendencia que se viene consolidando en el último tiempo: fuerte impacto de la retracción de la actividad en la demanda de bienes y servicios extranjeros. De hecho, las cantidades importadas se movieron de forma muy similar a septiembre, (-24,3% y -28,3% interanual). En gran parte, dicho efecto se puede explicar debido al alza de los precios de importación. Si se observa los datos sin estacionalidad se aprecia que la variación mes a mes fue de apenas -0,4% (la caída septiembre contra agosto había sido de 12,1%). Así, tras un arranque de año con subas promedio de 30%, a octubre ya tenemos apenas un 3,2% más de importaciones que en 2017. Si se ignorara el efecto precio, las cantidades importadas ya están 1,5% debajo de enero-octubre 2017.

Con respecto a las importaciones, nuevamente los más castigados son los segmentos de bienes de capital y piezas de accesorios. Con una caída de 36,6% y 27,2% respectivamente, acumulan en estos diez meses bajas de 12,9% y 0,2%. Por su parte, las importaciones de material de transporte (en su mayoría automotrices) también vienen “en picada” (segunda baja consecutiva de 50% interanual). Asimismo, la baja acumulada en piezas y accesorios para bienes de capital se explica principalmente por la caída de 13% en la importación de partes y piezas para computadoras y teléfonos.

Por otro lado, existen otros bloques de importación como consumo, combustibles e intermedios que aun muestran crecimiento al comparar el total de diez meses contra igual periodo de 2017. Vale la pena mencionar que, en octubre, sí registraron bajas interanuales en las cantidades importadas. Ente los subsegmentos destaca la caída de 42% en las importaciones de artículos de consumo duraderos, mientras que las importaciones de bienes no duradero crecen un 5% octubre contra octubre.

En cuanto a las exportaciones, el informe muestra que, a excepción de combustibles y energía, todos los rubros volvieron a caer,  en términos de cantidades exportadas. Nuevamente los productos primarios volvieron a arrastrar al agregado, cayendo 35% con la principal incidencia de un derrumbe de 82,7% en las exportaciones de frutos oleaginosos (poroto de soja). Así también, las Manufacturas de origen industrial (MOI) cayeron 4% en el mes. La razón de esta contracción se debe a una caída en las ventas de piedras y metales preciosos, oro principalmente. Mientras tanto, crecieron las ventas de productos químicos, metálica básica y material de transporte (quizás el núcleo duro de la industria). En el acumulado de estos diez meses, las exportaciones se “sostienen” en terreno positivo gracias al impulso de las exportaciones de combustibles, que aportaron u$s 1500 millones extra y la buena salud de las MOI (+ u$s 1400 millones).

De esta manera, se mantiene la proyección de déficit comercial de u$s 6.000 millones para este año. Igualmente, se espera para el año que viene una fuerte recuperación de las exportaciones agroalimentarias y la continuidad de un escenario de retracción de las importaciones. De darse estas condiciones,  se podría hablar de un superávit de u$s 6.000 millones.

Archivado en: , , ,