FORTUNA WEB

Youtube

G Plus

Facebook

Twitter

 

21/02/2019

Se necesitan $ 27.800 para no ser pobre

El Indec también informó los límites que para no caer en la indigencia se necesitan $ 8.400. Cómo varían estos valores según el tipo de familia.
Los niveles de pobreza siguen aumentando, más cuando los salarios no se recuperan.

Un hogar compuesto por un matrimonio y tres hijos (de 5, 3 y 1 año) del Gran Buenos Aires necesitó en enero de este año $ 11.124,85 para cubrir la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y no caer en la indigencia; y requirió $ 27.812,14 para la Canasta Básica Total –CBT– (además de alimentos incluye gastos de bienes y servicios no alimentarios, como salud, educación, vestido. transporte, entre otros) y no ubicarse debajo de la línea de pobreza.

Según los datos del Indec, el mes pasado la variación respecto de diciembre de 2018 de la CBA fue de 3,7% y de la CBT también fue de 3,7%. En tanto, la diferencia interanual respecto de enero 2019 de ambas canastas fue del 55,8%.

También el Instituto informó que un hogar compuesto por 3 personas, una mujer de 35 años, su hijo de 18 y su madre de 61, necesitó $ 8.420,65 para no ser indigente y $ 21.051,65 para no ser pobre. Una familia compuesta por cuatro miembros: un varón de 35 años, una mujer de 31, una hija de 8 y un hijo de 6, para no caer en la indigencia necesitaron ingresos superiores a $ 10.577,16, mientras que para evitar la pobreza el límite fue de $ 26.442,92.

Archivado en: , , , ,

 

 

Un pensamiento en “Se necesitan $ 27.800 para no ser pobre”

  1. En un mundo de pérdidas notables curiosamente las siete fortunas locales mejor posicionadas a nivel mundial tuvieron fuertes ganancias, en contra del promedio general.
    El Indec también desmenuza que los sectores superiores no recortan gastos, al contrario se han apropiado con esta administración de una mayor parte de la renta nacional.
    Los ganadores del modelo clásico de un Populismo para pobres.

    Los sectores castigados del “modelo” ha sido la cada vez más menguada clase media y el notable incremento de la pobreza, muy lejos de la “Pobreza Cero” demagógicamente prometida, junto a la eliminación del flagelo de la inflación, la reducción de la carga impositiva, mejor salud y educación publica, más seguridad, y montones de argucias electorales pergeñadas por el gurú ecuatoriano.

    La realidad está a la vista y entramos en un peligroso ciclo contractivo: descenso del consumo -> caída de recaudación -> aumento del déficit y por lo tanto un nuevo ajuste y quizás un más condicionante waiver del verdadero Ministerio de Economía que es el FMI, mientras un PE se encuentra en perennes vacaciones en medio de un país incendiado.

    Veremos ahora nuevos maquillajes de los medios, un nuevo sistema de medición de pobreza, IPC y empleo del Indec, (truco repetido), una mayor presión impositiva a la clase media a contramano de las promesas y un endeudamiento suicida en un mundo muy inestable.

    En fin, los resultados de más de tres años del mejor equipo de los últimos 50 años.

Los comentarios están cerrados.